La constante inyección de estímulos fiscales a nivel mundial, la alta demanda que ha presentado China, la que, al contrario de lo esperado, no se ha visto dañada por la pandemia, y los avances en los proceso de inmunización, son los principales fundamentos que explican el rally alcista que ha presentado el precio del cobre durante el último tiempo. Es más, estos factores están empujando al metal rojo a máximos que no se veían desde hace más de ocho años.

El principal producto de exportación de nuestro país cerró este miércoles en la Bolsa de Metales de Londres con un salto de 1,63%, alcanzando los US$3,75552 la libra, el valor más alto desde el 5 de octubre del 2012, cuando se cotizó en USD 3,76436.

Así, los expertos indican que el cobre registra uno de los repuntes más largos de su historia. Se trata de un incremento que se ha mantenido por diez meses consecutivos -según consignó Bloomberg-, algo que estaba fuera de todas las estimaciones de los analistas.

En efecto, para Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining, el comportamiento que ha presentado el cobre es bastante sorpresivo. “Desde el año 2012 la industria minera y de commodities venía enfrentando tiempos muy difíciles, de bajos precios, costos muy altos y márgenes ajustados”, dijo. “Pero lo que hemos visto durante los últimos meses, y bien paradojalmente, es todo lo contrario, porque alguien podría haber imaginado que la pandemia habría tenido un impacto negativo”, indicó.

Dada esta situación, es que Gustavo Lagos, profesor del departamento de Ingeniería en Minería de la Universidad Católica, anticipó un provechoso futuro para el metal rojo, puesto que “es posible que el cobre llegue a los US$4 este año, no sé por cuánto tiempo, pero la verdad es que con los inventarios ajustados que vemos actualmente esto es muy posible, porque la demanda está muy fuerte, y va a aumentar”.

De hecho, si bien los entendidos en la materia afirman que hubo una disminución en las cantidades de producción del metal, la demanda logró adaptarse a las adversidades que trajo consigo la pandemia.

Punto al que se refirió Guajardo, quien sostuvo que “la expectativa es que la demanda se mantendrá constante, es decir, que China – uno de los mayores compradores de materias primas a nivel mundial- continuará creciendo fuertemente”.

Reportaje de Ignacia Munita para EMOL

/