Con una verdadera paliza, París Saint-Germain se paseó sin problemas por el Camp Nos y derrotó por 4-1 a Barcelona por la ida de los octavos de final de la Champions League.

El partido comenzó intenso y de juego rápido, con un par de situaciones de riesgo en los pies de Antoine Griezmann y Mauro Icardi, y a través de una infracción de Layvin Kurzawa sobre Frenkie De Jong en el área fue sancionada con penal. Allí, fue Lionel Messi el encargado de ejecutar el lanzamiento y abrir el marcador a los 25 minutos del primer tiempo.

No se demoró en llegar el empate puesto que a los 31 minutos, Kurzawa centró un balón que le quedó al mediocampista Marco Verratti para que éste asista a Kylian Mbappé y con un zurdazo implacable batió a Marc-André Ter Stegen.

Con el empate en el marcador, los equipos continuaron buscando tomar la ventaja. Primero, Barcelona pudo adelantarse con una corrida de Griezmann que terminó con un remate apenas desviado, tras un gran pase de Messi en una contra de punta a punta. Después, PSG tomó la iniciativa y contó con una ocasión clarísima con un cabezazo de Icardi, que anticipó a los defensores de Barcelona en el primer palo y conectó con un centro de córner de Mbappé, pero su remate se fue por el costado del arco de Ter Stegen antes del final del primer tiempo.

Lionel Messi y Kylian Mbappé. El argentino anotó el único tanto de su equipo, mientras que el francés se adjudicó tres tantos en el Camp Non, dejando al PSG muy cerca de los cuartos de final de Champions League. ¿Habrá sido el último partido de Lionel Messi por Champions jugando de local?

El segundo tiempo siguió la línea de la hegemonía para los parisinos que, en el primer minuto del complemento, avisaron nuevamente con un remate de Mbappé y luego redoblaron la apuesta con un exquisito pase de taco de Icardi para el remate de Moise Kean que obligó a Ter Stegen a tener una intervención milagrosa para evitar la caída de su valla.

PSG siguió buscando y los goles no se demoraron en llegar.  A los 20 minutos, fue Mbappé quien aprovechó un centro de Alessandro Florenzi que tanto Ter Stegen como Gerard Piqué no pudieron rechazar para marcar su segundo tanto de la noche. Después, a los 24, fue Moise Kean quien amplió la ventaja para los de Mauricio Pochettino.

Pero el partido todavía tenía lugar para más emociones, Mbappé redondeó su noche mágica con un tremendo remate que se coló en ell ángulo superior izquierdo del arco de Ter Stegen para completar su triplete y poner las cosas 4-1.

Por Ignacio Soto Bascuñán