La Dirección del Trabajo (DT) vuelve a rayarle la cancha a las empresas. El 30 de marzo pasado, el organismo fiscalizador emitió un nuevo dictamen en el que determinó que las compañías no pueden negar el ingreso a los trabajadores que no cuenten con un examen PCR negativo, sin que exista, al menos, alguna sospecha de contacto que requiera la asistencia del trabajador a un centro asistencial.

El dictamen fija una posición respecto de las atribuciones de las compañías frente a los trabajadores en medio del escenario de contingencia. Adicionalmente, el organismo establece que si al trabajador no se le ha otorgado una licencia médica, no tiene justificación para ausentarse a sus labores, siendo obligación del empleador otorgarle trabajo y remunerarlo, salvo que un acto de autoridad le impida la prestación de los servicios.

Esto porque “no se ajusta a derecho que las partes de la relación laboral se eximan del cumplimiento de sus obligaciones que emanan del contrato de trabajo, por no contar el trabajador con un PCR negativo, salvo que se otorgue licencia médica”.

A juicio de la DT, la acción de negar el acceso “no resulta concordante con el principio de no discriminación en el trabajo, pues altera la igualdad de oportunidades y de trato, y menos resulta razonable ni legítimo que el empleador a priori niegue a sus trabajadores el ingreso a prestar servicios por no contar con un examen PCR”.

/