Comienza a sentirse tan normal como usar cubrebocas: para protegerse contra el covid, personas de todo el mundo están evitando subirse a trenes y autobuses. Sin embargo, esta tendencia es parte del gran regreso de los automóviles, la misma que está provocando que las ventas de vehículos se disparen y que la demanda de petróleo y metales aumente.

Julie Murataj es una parte de ese cambio. Ahora, en lugar de dejar que dos de sus tres hijos tomen el transporte público para ir a la escuela, los lleva ella.

Después, conduce su SUV Volvo al trabajo donde ayuda a escolares londinenses a cruzar la calle deteniendo el tráfico con una señal de alto brillante, roja y amarilla que los británicos llaman “piruleta”.

“Ahora hay muchos, muchos más autos”, dijo Murataj. “Las calles están ahora más transitadas de lo que solían estar antes de la pandemia”.

La gente, después de estar atrapada en sus casas durante tanto tiempo, está ansiosa por salir de nuevo. Eso es una bendición para las economías recién reabiertas, a medida que los consumidores están listos para comenzar a gastar más en estaciones de servicio, tiendas de conveniencia, restaurantes, hoteles y atracciones. Daimler AG, BMW AG y Toyota Motor Corp. comenzaron el año con ventas récord, y las cosas están tan calientes que los precios de los autos usados en EE.UU. se están disparando a máximos históricos.

El aumento en las ventas de vehículos es una fuerte señal de que esto es más que una moda pasajera. Al igual que el omnipresente cubrebocas, el renacimiento del automóvil podría ser el último ejemplo de cómo el covid-19 tendrá un impacto duradero en nuestras vidas. El cambio podría marcar el comienzo de una era de atascos de tráfico más pesados y viajes más largos. Una mayor cantidad de autos en las calles hará que el consumo de gasolina se dispare, pero con eso también viene un aumento de la contaminación. El incremento en el uso de gasolina que proyecta la Agencia Internacional de Energía ,solo para este año, agregaría hasta siete millones de toneladas de emisiones de carbono por día.

El tráfico en Hong Kong ya está dos veces más congestionado que en 2019. Las calles de Tel-Aviv, Moscú y Bucarest están ahora más concurridas que antes de la pandemia, según TomTom NV. En EE.UU., el número de kilómetros recorridos al día está comenzando a superar los niveles de 2019, y en el Reino Unido, las ventas de combustible se han elevado por encima de los niveles anteriores a la pandemia, mostrando pocas señales de desaceleración.

/