Por suerte el maldito modelo neoliberal tenía ahorros y capacidad de endeudamiento barato para ayudar a las familias en esta pandemia.

Carta al diario El Mercurio de Cote Evans