Ya hay fecha para que las AFP empiecen a recibir las solicitudes del tercer retiro del 10%: el lunes 3 de mayo, desde las 9.00 horas, estarán habilitados los canales online.

En el caso de los “retiros” en rentas vitalicias que tendrán que entregar las compañías de seguros, aún no hay claridad respecto de un día concreto para el inicio de recepción de solicitudes, pero la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) señaló que esto comenzará “la próxima semana”. Y se especula que podría ser tan pronto como el lunes, aunque aún no está del todo definido.

En concreto, este miércoles se publicó la ley del tercer retiro en el Diario Oficial, y la Superintendencia de Pensiones envió un oficio a las siete AFP con instrucciones donde establece el procedimiento y los plazos para las etapas de ingreso, recepción, revisión y aprobación de las solicitudes de retiro, así como también de notificación de éstas y de pago de los recursos a los afiliados.

De hecho, este miércoles por la mañana las administradoras se volvieron a reunir con la Superintendencia de Pensiones, donde nuevamente el regulador les transmitió que aceleren sus procesos para que todo salga a la perfección. También les pidió que informen bien a los afiliados.

Y si bien las AFP están trabajando a toda máquina para llegar el lunes con todo listo, en las aseguradoras el ambiente es de más incertidumbre, ya que la CMF no ha emitido la normativa, por lo que muchos de los preparativos no se han iniciado. En todo caso, el regulador comunicó que “emitirá mañana (jueves) un instructivo que detallará los alcances del proceso”.

Desde la CMF dijeron que este miércoles se reunieron “con los representantes de las compañías de seguros de vida que pagan pensiones de rentas vitalicias, con el objetivo de requerir las medidas necesarias para facilitar el proceso voluntario de retiro anticipado de recursos, de acuerdo a la Ley aprobada por el Parlamento”.

En ese comunicado, el regulador detalló que “entre otros, las instituciones deberán implementar medidas especiales de comunicación de manera de entregar a los usuarios información clara y oportuna respecto del proceso y privilegiar para ello los canales remotos de atención, de manera de disminuir los riesgos sanitarios y de seguridad. Asimismo, deberán reforzar las medidas para la prevención de fraudes y el monitoreo de posibles amenazas de ciberseguridad”.

La CMF también señaló que “supervisará la operación de retiro anticipado de recursos de RRVV en los ámbitos de su competencia, en estrecha coordinación con el Banco Central, la Superintendencia de Pensiones y el Ministerio de Hacienda”.

Como ocurrió todo tan rápido (en dos días salió el resultado del Tribunal Constitucional (TC), promulgación del proyecto, toma de razón de Contraloría y publicación en el Diario Oficial), las aseguradoras no tienen la infraestructura lista y están todas trabajando a marcha forzada. Tampoco pueden informar a los afiliados sobre la cantidad de dinero que podrán retirar, ni cuánto bajaría su pensión, o por cuánto tiempo, cosas que no quedaron estipuladas en la ley y que la CMF debe normar.

Es que a diferencia de las AFP, que ya han realizado dos retiros anteriores, las aseguradoras tienen que adaptar todos sus sistemas. Y no estaban preparadas: tenían toda la confianza en que el TC pararía esta iniciativa. Por lo que tuvieron que partir desde cero este miércoles, sin un documento que establezca lo que deben hacer.

En todo caso, las proporciones son distintas: en el caso de las asegurados existen cerca de 645.000 rentas vitalicias vigentes, mientras que las personas que pueden hace retiros de las AFP son cerca de 10 millones. Una vez ingresada la solicitud, las AFP deberán pagar los recursos en un máximo de hasta 15 días hábiles y en una sola cuota; mientras que las aseguradoras tienen tiempo para hacerlo en 30 días corridos.

Además, desde una aseguradora comentan que en las AFP la mayoría de los cotizantes no ven de inmediato un efecto en su pensión por estos retiros, sino que más bien tiene un efecto que se ve como algo lejano en el tiempo, mientras que en el caso de los “retiros” en rentas vitalicias, probablemente se verá la baja en la pensión al mes siguiente, y en meses sucesivos, por lo que estiman que la cantidad de personas que podrían pedir este anticipo sería proporcionalmente menor.

/