La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados inició este martes la votación del proyecto que entrega un bono de $200 mil a las personas que tras los retiros de los fondos de las AFP hayan quedado sin recursos en sus cuentas de capitalización individual, y que establece un alza de 2% en la cotizaciones previsionales.

Los parlamentarios aprobaron en general la iniciativa de forma unánime, con 13 votos a favor de la idea de legislar. Pero si bien estaba contemplado que se votara en la misma jornada todo el proyecto hasta total despacho, finalmente eso no ocurrió, por lo que este miércoles por la mañana los diputados deberían despachar la iniciativa a la Comisión de Hacienda.

Esta postergación ocurrió luego de que el ambiente en la Comisión se tensara, por lo que se pidió suspender la sesión para ver si se puede llegar a algún acuerdo con el gobierno antes de la votación.

Todo partió así: el secretario de la instancia declaró que dos indicaciones presentadas por algunos diputados eran inadmisibles porque suponían mayor gasto fiscal, lo que es de iniciativa exclusiva del Presidente de la República. La propuesta señalaba que todas las personas que tengan un saldo inferior a $200 mil en su cuenta de la AFP puedan recibir el bono del gobierno hasta completar esa cifra, y no solo quienes hayan quedado con “saldo cero” en algún momento, producto de los dos primeros retiros.

Frente a ello, el presidente de la Comisión, Tucapel Jiménez, definió que se votaría la admisibilidad. “El criterio que se aplica aquí es arbitrario, por la cantidad de personas que quedan fuera, y el principio debiera consagrarse por igual ante la ley”, dijo el diputado PPD. Al respecto, el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, señaló: “Con todo respeto para la Comisión, nosotros vemos que no solamente esto tiene cargo fiscal, sino que además, este es un proyecto completo de seguridad social y, como tal, la iniciativa es exclusiva del Presidente de la República. Entonces hay dos razones, uno, el ámbito de iniciativa de gasto, y lo segundo, el ámbito de seguridad social. Desde ese punto de vista es claramente inadmisible”.

/