Todavía se lamenta todo lo que le pasó a la selección chilena en su último partido por Eliminatorias, ante Ecuador. Más allá del 2-0 sufrido en San Carlos de Apoquindo, la suma de imponderables que se dieron en contra de la Roja durante los 90 minutos difícilmente se olvidarán. Y eso incluye la temprana expulsión de Arturo Vidal, quien vio roja directa por una violenta patada aérea en el rostro del zaguero Félix Torres.

El mismo volante se dio cuenta de su error. No solo por el daño que lo pudo haber provocado al rival, sino por las consecuencias que traerían para la Selección. En el mismo juego y también pensando en los partidos que vienen, contra Argentina (26 de enero) y Bolivia (31 de enero). Su sanción ahora se debe pelear en los escritorios, para evitar un castigo mayor, pero no está sencillo, debido a que el informe del árbitro argentino Fernando Rapallini no fue positivo para la estrella de la Generación Dorada.

Así lo comentó el presidente de la Federación Chilena de Fútbol, Pablo Milad, quien por otro lado está realizando las gestiones para llevar a Calama el choque con Argentina. “La verdad es que la tipificación de la falta es grave. Igual como fue con el jugador brasileño que fue expulsado, es la misma tipificación de la falta y eso a lo mismo dice dos fechas. Nosotros hicimos todas las gestiones y las alternativas que podemos aplicar, para apelar a esta sanción, pero es complicado por la nomenclatura de la falta que puso el juez del partido en su informe”, expuso el dirigente en Radio Cooperativa.

Cuando se refiere al jugador brasileño, Milad apunta a la violenta falta que le cometió Gabriel Jesús a Eugenio Mena, en los cuartos de final de la pasada Copa América. Una jugada que le costó al delantero del Manchester City dos fechas de castigo y una multa de US$ 5 mil. “Podrían ser dos fechas, ojalá que sea menos, pero la verdad es que estamos muy complicados con eso. Arturo siempre juega con una disposición total, pero a veces los árbitros interpretan que hubo una mala intención y la tipificación es bastante grave desde el punto de vista de la sanción que podamos recibir”, agregó Milad.

Apenas terminó el compromiso, el Rey Arturo salió a explicar lo que sucedió en el estadio de Universidad Católica. “No vi al jugador, no tuve la intención de pegarle”, expresó el mediocampista del Inter de Milán. Su versión de que todo fue casualidad es la misma que utiliza la ANFP para intentar bajar la sanción a un juego y que, de esa forma, pueda ser una alternativa en el trascendental compromiso ante Bolivia, en La Paz.

En ese sentido, los audios del VAR demuestran que para Rapallini también fue sin intención la patada de Vidal. “Le dio una patada en la cara sin querer. Le pegó sin querer, pero le dio una patada”, indicó el transandino en el calor del juego. “Fue sin querer, no hay maldad”, apuntó el árbitro, aunque sobre la misma definió la agresión del mediocampista como “juego brusco grave”.

Martín Lasarte cruza los dedos para contar con Vidal en La Paz, pero no está sencillo. El informe no es favorable y todo depende de la buena defensa que realice la federación. En una definición tan apretada de las Eliminatorias no se puede regalar nada, dentro y fuera de la cancha.

/