El seleccionado argentino rescató un 2-2 como visitante de Colombia y mantuvo el segundo puesto en la tabla de posiciones de las eliminatorias rumbo al Mundial Qatar 2022Cristian Romero Leandro Paredes, en el primer tiempo, anotaron los goles del equipo albiceleste. Luis Muriel, de penal, y Miguel Borjaen la última jugada del partido, marcaron para el local. En el estadio Metropolitano Roberto Meléndez, de Barranquilla, hubo unos 10.000 espectadores.

Apenas a los 2 minutos, un tiro libre de Rodrigo De Paul fue al corazón del área colombiana. Hubo conexión tierra-aire de dos futbolistas que se conocen de la liga italiana, porque en las alturas ganó Cristian Romero, “Cuti”, para conseguir su primer gol en la selección, en su segundo partido.

Cinco minutos más tarde, un córner de Lionel Messi terminó en un problema para Colombia, porque Paredes se inventó un slalom ante los defensores, se abrió camino y definió de zurda, al palo más lejano del arco de David Ospina. La Argentina, dominador absoluto, redondeaba un comienzo soñado: 2-0 en apenas ¡siete minutos!

Colombia, aterido, no salía del asedio. Aparecía inconexo, sin ideas, como un boxeador al borde del nocaut. Tuvo, sí, un par de proyecciones de Juan Guillermo Cuadrado, pero fueron bien controladas por la defensa albiceleste. La Argentina, que se supo superior desde el comienzo pudo encontrar un tercer gol con un estiletazo de Giovani Lo Celso, que en velocidad encontró a Lautaro Martínez. El goleador de Inter definió, pero Ospina salvó con lo justo. También Nicolás González, que venía por la banda opuesta, estuvo a punto de marcar el 3-0. Y todavía no se había cumplido media hora de juego.

Fue demasiado para Reinaldo Rueda, el entrenador colombiano, que revirtió la formación: afuera, Jefferson Lerma; adentro, Luis Muriel. Colombia pasaba a atacar con dos delanteros de área, que se conocían de memoria porque comparten Atalanta, de Italia. Más trabajo para Romero, otro del equipo bergamasco. El partido se abría.

Unos minutos más tarde hubo una mala noticia para el equipo argentino. Tras un cabezazo de Duván Zapata que buscaba en las alturas a Yerry Mina, las manos de Emiliano Martínez atenazaron la pelota, pero el arquero de Aston Villa cayó muy mal y golpeó su cabeza contra el césped. Fue atendido en el campo, mientras Agustín Marchesín se preparaba para ingresar. Todos los compañeros se acercaron a “Dibu” para ver cómo estaba. “Tranquilo, tranquilo”, le decían los médicos, que procuraban moverlo lo menos posible.

La salida del arquero no cambió el plan argentino. A puro toque, continuaron las triangulaciones y los pases profundos, como en una serie que terminó con una falta contra Lautaro Martínez al borde del área colombiana. El equipo amarillo vio cómo los argentinos se multiplicaban por la cancha y monopolizaran la pelota. Messi se relamió antes de patear; su zurdazo encontró una respuesta de Ospina en dos tiempos. Era casi un monólogo del visitante.
Lionel Messi domina la pelota ante Gustavo Cuéllar; el capitán argentino tuvo algunas posibilidades de gol, entre tiros libres y una volea.
Lionel Messi domina la pelota ante Gustavo Cuéllar; el capitán argentino tuvo algunas posibilidades de gol, entre tiros libres y una volea.RAUL ARBOLEDA – AFP

Sobre el final del primer tiempo, Colombia creció en ataque. Y en el séptimo minuto adicional estuvo a punto de descontar. Muriel-Zapata, el tándem de Atalanta, creó la jugada, que culminó el ex delantero de Estudiantes de La Plata. En lugar de pensar y elegir el lugar donde ubicaría la pelota, remató con plena fuerza y el balón se fue por encima del travesaño. Fue lo más claro, y lo único peligroso, del anfitrión en la primera parte.

 

 

/Escrito por Alejandro Casar para La Nación de Buenos Aires