No fue un buen día para la renta variable local. Para nada. Tal como esperaban la mayoría de los expertos, la Bolsa de Santiago sufrió una durísima caída como consecuencia de los resultados de las elecciones del fin de semana, en las que la coalición oficialista no alcanzó el tercio esperado en la Convención Constituyente.

El IPSA, el principal indicador de la Bolsa de Santiago, experimenta un retroceso de 9,33% en este momento, el mayor retroceso diario desde marzo de 2020.

Medida en dólares, la caída es de 11,58% y, de acuerdo a los registros de Bloomberg, es la plaza bursátil más castigada del mundo este día.

Con este resultado, la plaza local pierde todo lo ganado en el año y se instala en mínimos desde marzo del año pasado (4.151 puntos). La plaza local llegó a rentar 19,41% el 16 de abril pasado.

Este fuerte retroceso coincide con desplome del peso chileno y con el alza que muestra el riesgo país de Chile en estos momentos.

Los comicios del fin de semana no sólo mostraron la derrota de Chile Vamos, sino también el triunfo de los independientes, el castigo ciudadano hacia los partidos políticos tradicionales y el surgimiento de fuerzas emergentes de izquierda que superaron en apoyo, a su vez, al listado de los partidos que conformaron alguna vez la Concertacióin.

En ese contexto, existe incertidumbre respecto a cómo la nueva Constitución influirá en el marco para realizar negocios e inversiones, especialmente en aquellas industrias ligadas al debate en torno a los derechos de aguas.

“En general, en estas coyunturas se ve mayor castigo a empresas de servicios regulados ya sea sanitario, eléctrico y dada la situación particular de Chile, también podríamos aumento en el riesgo de empresas ligadas al sistema previsional y de rentas vitalicias. Por último, los efectos macroeconómicos en términos de dólar y perspectivas de crecimiento también serán relevantes para entender los efectos en perspectivas de otras industrias”, dijo Aldo Morales, subgerente de Estudios Renta Variable BICE Inversiones.

Aguas Andinas (14,14%), Colbún (12,83%), Gener (12,51%) y Engie (12,06%), de hecho, estuvieron entre las acciones más castigadas del día en la bolsa.

Otra acción castigada es ILC, el brazo de inversiones de la Cámara Chilena de la Construcción, debido a su alta exposición a negocios regulados que están en el ojo del huracán: previsional e isapres, entre otros. El retroceso es de 10,87%, mientras que su filial Habitat (AFP), cae 8,49%.

La directora de la Bolsa Electrónica, Paulina Yazigi, dijo a Pulso que el hecho de que Chile Vamos no llegue al tercio puede ser una noticia negativa para el mercado, pero que no sabría decir cuál sería el impacto o cuán duradero será.

“Queda mucho camino por recorrer. Creo que vamos a ver una apertura confusa, volátil, pero esto será de largo aliento”, afirmó.

Guillermo Araya, de Renta 4, dijo que a pesar de la mayor incertidumbre, ésta irá reduciéndose en la medida que se vayan escuchando las declaraciones de los Constituyentes.

“El IPSA debería ir recuperando parte importante de lo perdido en los próximos días. Además, por el lado positivo, hay que tomar en cuenta que, con los resultados de ayer, la probabilidad de un Estallido Social 2.0 es prácticamente nula y eso también implica un menor riesgo país”, sostuvo.

Qué lee Wall Street

Dos grandes bancos estadounidenses, apuntan precisamente a altos niveles de incertidumbre en torno a la redacción de la nueva constitución.

Tanto JPMorgan como Goldman Sachs sostienen esa tesis en función de la incapacidad de la derecha de conseguir los 55 asientos que le habrían dado los 2/3 de la Convención. Esto por que ambos consideraban que en aquello el mercado depositaba sus esperanzas de que la nueva Carta Magna no conlleve a cambios mayores en el modelo.

“(Había) Una probabilidad relativamente alta de que la centroderecha capturara tal minoría bloqueadora, lo que habría ayudado a mantener a raya las propuestas que afectan la inversión de mediano y largo plazo, asociada al tratamiento de los recursos nacionales, los contratos, y, de manera más general, instituciones macroeconómicas y financieras”, señalaron en JPMorgan.

/