La Bolsa de Santiago no puede levantar cabeza y sumó otra dura caída que la dejó en nuevos mínimos anuales, en una sesión que se presentó especialmente desfavorable para la renta variable.

El IPSA, principal indicador de la plaza local, cerró con una pérdida de 2,75% que lo situó en los 4.099 puntos, su cota más baja desde el 19 de noviembre del año pasado.Se trata de la tercera baja consecutiva y de la novena en las últimas 10 sesiones.

Mayo no se le presenta nada bien al mercado local pues acumula una caída de 9,90%, frente al avance de 0,05% del Dow Jones en el balance del mes.

Los expertos dijeron que el mercado sigue asimilando los resultados de las elecciones del fin de semana y que es relevante que, desde el punto de vista técnico, el IPSA no quiebre los 4.000 puntos.

“Consideramos que el IPSA ya se encuentra cerca de su centro de gravedad con los nuevos eventos. A estos niveles, la bolsa ya transa en niveles de 1,1x, lo que nos hace más sentido considerando la nueva realidad de nuestro país”, dijo Joaquín Aguirre, Economista Jefe de Sartor FG.

“El IPSA rompió los soportes que se ubicaban en 4.200 puntos inicialmente y después en 4.100, por lo tanto, es muy importante que sea capaz de mantenerse en este nivel por sobre los 4.000 que es un soporte muy firme, además de constituir una cifra sicológica importante”, afirmó Guillermo Araya, de Renta 4.

/