La suspensión por un mes de las exportaciones de carne vacuna argentina, que ha generado una fuerte polémica en el sector y ha provocado el inicio de un paro de comercialización de ganado, entró en vigor este jueves tras publicarse la medida en el Boletín Oficial.

El Gobierno de Alberto Fernández decidió cerrar temporalmente la ventas de carne de origen bovino de Argentina, uno de los mayores exportadores mundiales de ese producto, mientras ultima “medidas de emergencia” contra el aumento de los precios en el mercado interno, en un contexto de fuerte inflación.

“De conformidad con el actual avance del mercado exportador de carnes, sus precios han experimentado un alza sostenida, producto de la creciente demanda de dichos productos, principalmente por parte de los mercados asiáticos”, expresa la resolución publicada hoy, firmada por el ministro de Agricultura, Luis Basterra.

“Esta situación ha generado que los precios internos acompañen los de exportación de la carne vacuna, en contexto donde el precio mundial de los alimentos ha aumentado significativamente”, agrega.

Se exceptúa la “cuota Hilton” con Europa 

Según se especifica, la medida, que ya fue anunciada en la noche del lunes pero entra en vigor hoy tras quedar publicada en el Boletín, regirá por el plazo de 30 días.

La resolución aclara que la prohibición de exportar exceptúa a las mercancías “destinadas al consumo y que sean exportadas dentro de los contingentes arancelarios otorgados por terceros países” a la Argentina, amparados por “certificados de autenticidad y/o exportación”.

De esto se desprende que se salva de la prohibición la conocida como “cuota Hilton”, un cupo de exportación de carne vacuna sin hueso de alta calidad que la Unión Europea otorga a países productores y exportadores de carnes.

Comienza un paro de venta de ganado

En rechazo a un “cierre de exportaciones que sin duda perjudicará a toda la Argentina”, la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias convocó a un cese de comercialización de todas las categorías de carne vacuna desde las hoy y hasta el próximo 28 de mayo.

La entidad Confederaciones Rurales Argentinas, una de las que integran la Comisión, alertó de que cerrar las exportaciones “solo traerá más pobreza, no más carne” y pone en riesgo “más de 400.000 puestos de trabajo”.

Que los argentinos tengan carne a “precios razonables”

En una entrevista en Radio 10, Alberto Fernández reiteró que lo que se busca es frenar el alza de precios de la carne en el país.

“Me parece espléndido que los exportadores exporten carne, pero mi mayor preocupación es que los argentinos puedan comer carne”, dijo el jefe de Estado, para remarcar que el objetivo es que los ciudadanos puedan adquirirla “a precios razonables y no que otros hagan negocios y se olviden de los argentinos”.

“Se abre una gran oportunidad porque China demanda mucha carne, pero lo que no es posible y uno no puede permitir es que los argentinos terminemos pagando por la carne un precio sideral, solo porque predomina el interés de mandar carne al exterior. Ese es el problema que tenemos que resolver”, remarcó.

/