Inter de Milán hizo el trabajo. El equipo de Sánchez y Vidal venció 2-0 a Shakhtar Donetsk de Ucrania y quedó a un paso de la clasificación a la segunda ronda del máximo torneo europeo, instancia a la que no llega desde la temporada 2011-’12.

El campeón italiano tenía una verdadera final ante los ucranianos. Una victoria dejaba a los neroazzurri cómodamente en la próxima fase de la Champions. Quizás, esa misma presión hizo que sus jugadores se vieran ansiosos en busca del objetivo.

Ni Lautaro Martínez ni Edin Dzeko, los dos delanteros elegidos por el técnico Simone Inzaghi, pudieron romper la resistencia del cuadro del Este. Es más, un gol anulado a Ivan Perisic -uno de las figuras en el pleito de ayer- a los 26 minutos, dejó en suspenso los octavos de final, al menos por el momento.

La aparición de Dzeko

Pero nadie en el Giuseppe Meazza dudaba del objetivo. Después de la vergüenza de la temporada pasada, cuando el equipo arribó cuarto en su grupo del torneo, el proyecto de Inzaghino continúa generando aplausos, sobre todo después de haber bajado al líder Napoli, en la última jornada de la Serie A italiana.

Aunque había que esperar. Cuando los nervios de los hinchas no podían más, el árbitro rumano Ovidiu Haţegan puso el suspenso tras anular otra conquista, esta vez de Lautaro Martínez.

Sin embargo, los lombardos no estaban dispuestos a irse con las manos vacías. Así lo entendió el delantero bosnio Edin Dzeko, quien inventó una jugada precisa en el contragolpe que remató con un ajustado tiro desde el borde del área, suficiente para lograr el 1-0, a los 61 minutos.

Y el delantero balcánico fue por más. Seis minutos más tarde de la apertura del marcador, colocó la segunda cifra. Esta vez tras una gran jugada de Perisic que el ex Roma cabeceó en la línea para poner más justicia en las cifras.

A doce minutos del final, el técnico de los italianos movió la banca. El ingreso de Arturo Vidal por Nicoló Barella pretendió darle mayor versatilidad al mediocampo interista, situación que logró en buena medida.

Dodó estuvo cerca de lograr el descuento, pero su remate dio en el palo interno del arco de Samir Handanovic antes de pasearse por la línea para salir al costado.

Ni siquiera alcanzó para poner en duda al triunfo de los peninsulares. Italia hizo la tarea y quedó a un paso de la clasificación a los octavos de final de la Champions después de 10 años.

/