Es un hecho que en esta época de cambios de paradigmas, las reformas constitucionales andan a la orden del día. La quería el asesinado presidente de Haití –sus críticos decían que para eternizarse en el poder-, las plantea el presidente electo de Perú, Pedro Castillo –aunque formalmente aún no se anuncie su triunfo- y la comenzamos a escribir nosotros también. De la pandemia muchos saldremos más pobres, pero también con nueva Constitución, para lo que ello signifique. ¿Será parte del cambio del que muchos pregonan y otros escriben? Habrá que esperar que el mundo se vaya encauzando y la pandemia vaya pansando. Al menos con respecto a esto último las cifras van mejorando y, en otras latitudes incluso se anuncia el fin de las restricciones.

La esperanza de que la pandemia finalmente se acabe viene creciendo –pese a que algunos parecen decididos a dilatar la salida, variante delta de por medio. Y entre estos últimos están aquellos que se resisten a otras normalizaciones, como el regreso a los colegios, pese al nuevo plan Paso a Paso.

Como escribe Sylvia Eyzaguirre, “Chile debe ser el único país del mundo donde el ministro de Educación es acusado por cumplir con su deber, a saber, procurar un retorno seguro y voluntario a clases”. Y aquí el tema es aún más dramático a la luz de las cifras de la Casen. Porque, que somos más pobres es un hecho, pero eso es aún más grave por “los efectos educativos” de ese fenómeno que “serán brutales y de largo aliento”, como advierte, por su parte, Pablo Ortúzar.

Más aún si como agrega Rolf Lüders en su columna de ayer, poco sabemos sobre el rumbo al que nos conducirá la conveción, porque su “fragmentada composición” dificulta “siquiera predecir la línea gruesa de los resultados del actual proceso constitucional”.

Seguimos caminando a ciegas y con el riesgo del descrédito, como apuntó esta semana Agustín Squella -“perder el prestigio ciudadano sería lo peor que podría ocurrirnos”- y no solo él. Chile, por estos días, parece dividirse entre confiados y escépticos, los que hablan de circo y los que se emocionan. Usted sabrá donde su ubica.

/