A los venezolanos se les olvidó la palabra “crecimiento económico”, porque el país registra una caída ininterrumpida de su Producto Interno Bruto (PIB), que es la producción de bienes y servicios desde que Nicolás Maduro llegó al poder en 2013, de 83 %, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). El economista Jesús Casique señala que 11 años de los 22 en revolución han estado marcados por la recesión económica, por el cierre masivo de empresas, la pérdida de empleos, la brutal caída de la producción petrolera y cuatro años de hiperinflación, que han dejado como resultado que el 95 % de la población esté en pobreza.

A criterio de Casique, las medidas económicas del Gobierno como mantener una cuarentena radical en pandemia que impide que dos semanas al mes sectores no priorizados dejen de laborar, provocarán que la economía se contraiga este año un 3,8 %, según sus estimaciones.

“Las empresas están al 20 o 30 % de su capacidad instalada. Según Conindustria, Venezuela tenía en 1999 un total de 11 mil 198 industrias y cerramos 2020 con 2 mil 121 empresas; es decir, han quebrado 9.077 industrias. El sector comercio y turismo están muy golpeados, afrontan un año extremadamente difícil, por eso es que no se ve crecimiento económico”, recalcó.

Naudy Pereira, exdecano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCLA, sostiene que hoy la economía de Venezuela es del tamaño de un país pequeño como Costa Rica, que sólo tiene cinco millones de habitantes.

Venezuela también es actualmente el único país del mundo que registra hiperinflación. Según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) electa en 2015, la inflación de mayo se ubicó en 19,6 %, hay una inflación acumulada de 307,3 % y una interanual de 2.950 %.

Por Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA