El crecimiento de la economía sorprendió en marzo. El registro de 7,2% estuvo por sobre el promedio de las expectativas del mercado, que esperaba un 6,2%, y con ello el primer trimestre cerró en un mejor pie de lo previsto, con un alza de 7,9%, versus un 7,5% que era el promedio de lo esperado. De todas maneras, se trata de la expansión trimestral más baja desde el primer cuarto de 2021, cuando la variación fue nula.

De acuerdo al Banco Central, la serie desestacionalizada aumentó 1,6% respecto del mes precedente y 8,5% en doce meses. El mes registró la misma cantidad de días hábiles que marzo de 2021.

Asimismo, se mencionó que el resultado del Imacec fue explicado principalmente por el aumento de las actividades de servicios. En tanto, la producción de bienes cayó, incidida principalmente por la minería y el resto de bienes. Por su parte, el crecimiento del Imacec desestacionalizado fue explicado por todos sus componentes, destacando el dinamismo de la minería.

De acuerdo al análisis que hacen los economistas, servicios y comercio se mantienen con un buen dinamismo y fueron los que tiraron el carro en este primer trimestre de 2022. “Ambos sectores han presentado una recuperación constante desde que se han ido relajando las medidas sanitarias en país y en línea, además, con la mayor liquidez en la economía luego de los diversos apoyos hacia las familias en el transcurso de la crisis sanitaria”, sostiene la economista de Euroamerica, Martina Ogaz. Por su parte, minería e industria, si bien se han desacelerado con mayor nitidez, aún aportan al crecimiento.

Francisca Pérez, economista principal de Bci, añade que “el mayor crecimiento y lo que nos sorprendió, fue servicios, el cual tuvo un mejor desempeño. También influyó minería, el cual venía disminuyendo los últimos meses y mostró una mejora importante en el crecimiento mensual, sin embargo, no creemos que sea sostenible”.

Tomás Flores, economista de Libertad y Desarrollo, acota que “en el sector servicios se observó un dinamismo superior al exhibido en los meses previos, en donde los servicios personales tuvieron un rol significativo. Uno de ellos, probablemente, es la vuelta clase presencial en todo el sector educacional”.

Esa visión la refuerza Pavel Castillo, gerente comercial de Corpa, quien sostiene que “el crecimiento de la economía en marzo se explica principalmente por el área de servicios, y nos muestra que afortunadamente la desaceleración está teniendo un proceso más paulatino, lo que es bueno para la economía”.

Desde el gobierno, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, analizó el escenario actual: “Cuando uno toma esas cifras trimestrales desestacionalizadas y compara con el trimestre anterior, tiene un cambio muy cercano a cero, y levemente negativo para el producto trimestral y levemente positivo para el no minero. Es decir, luego que la economía creciera algo más del 4% en el tercer trimestre, 1,8% en el cuarto trimestre, ahora está prácticamente en cero. Eso ya indica desaceleración, hay una desaceleración bastante clara”.

En un año se crearon más de 600.000 nuevos empleos y la tasa de desocupación bajó a 7,5% en el trimestre diciembre-febrero
¿Cambia visión para el año?

No tanto, dicen los economistas: el rango que fijó el instituto emisor para el crecimiento del PIB 2022 en el Informe de Política Monetaria (IPoM) de marzo, de entre 1% y 2%, se mantiene plenamente vigente, aunque algunos aseguran que puede estar más cerca de la cota superior el resultado final, aunque siguen con cautela, puesto que afirman que en el segundo semestre la velocidad de la desaceleración es incierta.

/