En medio del severo impacto que ha tenido en el sector construcción el alza en los costos de los insumos, la escasez de suelos y la menor demanda ante el aumento en las tasas de interés y la alta inflación, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, junto a su par de Vivienda, Carlos Montes, detallaron este jueves una serie de medidas para ir en apoyo a la industria y fomentar la inversión en vivienda, parte de las cuales ya habían sido dadas a conocer previamente y otras corresponden a nuevos anuncios.

Esto en medio de la delicada situación que atraviesa la constructora Claro, Vicuña y Valenzuela (CVV), que lleva adelante un proceso de liquidación voluntaria ante el 9º Juzgado Civil de Santiago.

Al respecto Montes indicó que “todos sabemos que hay una situación difícil para el sector de la construcción, por el aumento de los insumos, por la escasez de maestros, por el aumento durante mucho tiempo (del precio) del suelo, y hay algunas empresas en distintos ámbitos que están con problemas. Entonces nosotros nos hemos ocupado de apoyar a las empresas y cubrir la situación que están viviendo: buscar reajustar los ingresos de tal manera de acoger la inflación y evitar crisis, y nos ha ido bien”

Además, el ministro agregó que “lo de Claro Vicuña Valenzuela, esta empresa que nosotros esperábamos que no quebrara, sino que se fuera a reorganización, pero aceleró su proceso de quiebra. Nosotros estamos negociando cada uno de los proyectos que tienen con este Ministerio de tal forma de asegurar una transición lo más racional”.

Medidas

En concreto, Marcel dijo que se trata de cuatro medidas. Respecto a la primera, que está incluida en el plan Invirtamos en Chile, Marcel precisó que se va a entregar una garantía estatal de 10% del valor del inmueble para viviendas de precios entre 2.600 y 4.500 UF.

Al respecto, el ministro explicó que el primer valor es el límite de las viviendas con subsidio habitacional, y que, por lo tanto, cuando hay un subsidio adicional no es necesario que exista una garantía estatal. En dicho tramo de 2.600 a 4.500 UF se concentra el grueso de la compras de viviendas nuevas por parte de los sectores medios.

“El efecto práctico de este apoyo sería que la autoridad regulatoria calcularía ahora las provisiones considerando el saldo dado como aprobación de la garantía del inmueble más el 10% de garantía estatal”, indicó.

/