Imagen

Imagen

 

En un día histórico para la patria, 21 de mayo, el día de las Glorias Navales, una chilena inscribió su nombre en la historia del fútbol chileno. Claudio Bravo estuvo cerca de ganar la Champions League cuando integraba el plantel del Barcelona en 1985, pero al no haber jugado un sólo minuto no fue reconocido como campeón por la UEFA y de hecho no recibió la medalla de oro.

Marcelo Salas con la Juventus, Mark González con el Liverpool, no estuvieron en cancha cuando sus equipos (Juventus y Manchester United) disputaron y perdieron la final, en ambos casos ante el Milan de Italia.

Otro chileno que estuvo cerca, pero desde la banca, fue Fernando Riera, que con su equipo el Benfica de Portugal también se doblegó ante el propio Milán, que por esas décadas reinaba sin contrapeso en Europa.

Pero hoy, la maldición se termino y quien le puso fin a eso de que “la Copa se mira y no se toca” fue la chilena Cristhiane Endler, que a los 30 años ratifica que es la mejor arquero del Mundo y sube al podio de los campeones para recibir y acariciar la Orejona con la que todo futbolista sueña

Imagen

EL PARTIDO SE RESOLVIÓ EN EL PRIMER TIEMPO

El Olympique de Lyon ha vencido por 1-3 al FC Barcelona en la final de la Champions League femenina disputada en Turín. Es el octavo título del conjunto francés, el más laureado de Europa en la categoría. Destrona así al Barça, que lo defendía desde 2021 y buscaba el segundo consecutivo.

El siete veces campeón salió a morder desde el pitido inicial, presionando muy arriba y peleando cada balón dividido. Hegerberg peleó un balón contra Paredes, la recuperó e inició la jugada que culminó en el gol de Henry por toda la escuadra de Sandra Paños (minuto 5).

El Lyon mostró sus armas desde bien pronto, mientras que el Barça no pudo poner en práctica su fútbol de toque como le hubiera gustado. El primer acercamiento azulgrana no llegó hasta el minuto 10 en un remate de cabeza de Marta Torrejón en un córner.

Sin embargo, un minuto después tuvieron las de Giráldez la más clara hasta ese momento en una contra llevada por Aitana Bonmatí y un disparo casi a bocajarro de Jenni Hermoso, que detuvo Endler.

Esa jugada y la lesión de Carpenter rompieron un tanto el ritmo a las francesas, lo que aprovechó el Barça para asentarse mejor en el campo y comenzar a llegar con más peligro al área del Lyon.

Pero las galas se sentían cómodas esperando una pérdida y contragolpeando. De una de ellas llegó la jugada del segundo gol, aunque no en la contra sino en la prolongación. En la segunda jugada, centro de Bacha desde la derecha y gol de Hegerberg de cabeza (minuto 23).

Era el gol número 59 de la noruega, máxima anotadora histórica de la competición, el sexto de la temporada. Y era la décima asistencia de Bacha, y eso que era la gran duda en el once de Bompastor.

Faltaba por aparecer Catarina Macario para poner muy cuesta arriba el partido al Barça pasada la pausa de hidratación, otra vez la presión y las segundas jugadas. En esta ocasión Hegerberg hizo de asistente de su compañera para que anotara el tercero a placer (minuto 33).

Ambas invirtieron los papeles dos minutos después y Hegerberg sacó un buen disparo con rosca, pero se encontró con una Sandra Paños entonada en esa ocasión.

Aún no había aparecido apenas la capitana del Barça, Alexia Putellas, pero a los 42 minutos devolvió las esperanzas a una grada mayoritariamente culé rematando de primeras a la red un centro de Hansen desde la derecha. Su gol número 11 de la Champions, que la ponía ‘pichichi’ en solitario.

Poco fútbol tras el descansoImagen

A la vuelta del descanso, primeros cambios en los equipos pero por distintos motivos. Oshoala por Hermoso en el Barça buscando la reacción en ataque y Buchanan por Carpenter en el Lyon por lesión. Pero las culés seguían en esos primeros compases de la segunda parte sin encontrar su mejor versión.

Patro Guijarro intentó sorprender a Endler adelantada desde el centro del campo, pero su disparo dio en el larguero y provocó la atención médica para la meta del Lyon, que también se dio un golpe. Giráldez aprovechó para introducir otro doble cambio, Martens y Cmogorcevic.

Las de Bompastor trataron de aprovechar las interrupciones para tratar de cortar el ritmo al Barça, algo que no gustó nada a Giráldez por lo que se vio en el momento que tuvieron que atender a Macario. Entró Le Sommer en el Lyon.

También entró Pina en el Barça, pero eso fue después de la segunda pausa de hidratación. Le quedarían 15 minutos al Barça para mantener las esperanzas. Mientras, las jugadoras del Lyon pasaban una por una por las manos de sus fisios por los calambres, haciendo correr el reloj.

Pero si no se aprovechan las ocasiones, no hay milagro. Cmogorcevic mandó un empalme fuera en una jugada a balón parado y el Barça no dispondría de muchas más.

El Lyon supo imponer su partido en la primera parte y también en la segunda, frenando todo intento del Barça de jugar al fútbol. Incluso tuvo el cuarto en las botas de Hegerberg, pero lo impidió el palo con Paños ya batida. No lo lamentaron, ganó el oficio.

/EMG