La OPEP, que aún no ha decidido si ampliar la producción a partir de agosto, estimó este jueves que el consumo mundial de crudo se disparará un 4,8 % en la segunda mitad de este año y seguirá subiendo en 2022, con un aumento interanual del 3,4 %, hasta superar los 100 millones de barriles diarios (mbd).

Base de esta visión son “las buenas expectativas de crecimiento económico mundial” y de los logros para contener la covid-19, explica la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su informe mensual emitido en Viena.

/