Los ministros de la OPEP + acordaron este domingo impulsar el suministro de petróleo a partir de agosto, con el propósito de enfriar los precios que han subido a máximos de dos años y medio a medida que la economía mundial se recupera de la pandemia de coronavirus.

En el año móvil el crudo tipo WTI, de referencia en Estados Unidos, acumula un incremento de 74,5% hasta los US$71,4 el barril. En lo que va del año, la materia prima ha escalado 47,6%.

El grupo, que incluye a países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y aliados como Rusia, acordó de manera crucial nuevas asignaciones de producción a partir de mayo de 2022, luego de que Arabia Saudita y otros aceptaran una solicitud de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) que amenazaba el plan.

“Estamos contentos con el acuerdo”, dijo el ministro de Energía de los EAU, Suhail bin Mohammed al-Mazroui, en una conferencia de prensa. El ministro de energía saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman, se negó a responder preguntas sobre cómo se alcanzó el compromiso.

El año pasado, la OPEP + recortó la producción en un récord de 10 millones de barriles por día (bpd) en medio de una caída de la demanda inducida por la pandemia y el colapso de los precios.

Poco a poco ha restablecido algo de oferta para dejarlo con una reducción de alrededor de 5,8 millones de bpd.

/