El equipo dirigido por Reinaldo Rueda tuvo problemas en la primera parte cuando los locales lo presionaron en la salida de balón, punto débil de Davinson Sánchez, quien no tuvo una buena presentación en defensa y fue un directo responsable del gol de Ángel Romero, quien lo sacó de su posición, le hizo un caño y mandó un centro que Antonio Sanabria transformó en gol a los 39 minutos.

El gol llegó cuando Colombia lograba imponerse y pararse en el campo paraguayo. Después, tras un altercado entre Wilmar Barrios y Romero, que derivó en la expulsión del primero, el VAR optó por ponerle solo tarjeta amarilla a quien es el futbolista más importante en la selección de Reinaldo Rueda.

Comenzando el segundo tiempo un jugador paraguayo cometió una mano dentro del área y el árbitro sancionó penalti. Lo cobró Juan Guillermo Cuadrado y fue gol. Esa fue la vía por la que Colombia pudo anotar, el eterno problema de este equipo.

Al final, la dirección de campo de Reinaldo dejó muchas preguntas: optó por dos mediocampistas ofensivos rápidos y ágiles en las bandas como Roger Martínez y Luis Díaz, pero prescindió del talento de Quintero, quien no ingresó. Al final, Alexander Mejía y Gustavo Cuellar entraron a darle equilibrio y frescura al equipo.

Así las cosas, Colombia es quinta, en puesto de repechaje, con diez puntos de 24 posibles en estas Eliminatorias. El próximo jueves está obligada a vencer a Chile en Barranquilla.

/