El Banco Central Europeo elevó su objetivo de inflación y dijo que está dispuesto a tolerar que se supere levemente la meta, como resultado de una renovación de la estrategia destinada a impulsar la economía tras años de precios y crecimiento mediocres.

En la culminación de una revisión de 18 meses publicada el jueves, los responsables de la política monetaria acordaron lograr un crecimiento de los precios al consumidor del 2% en el mediano plazo con un objetivo “simétrico” que podría “implicar un período transitorio en el que la inflación se sitúe moderadamente por encima de la meta”.

Se trata de un cambio significativo respecto de la frase “por debajo, pero cerca del 2% en el mediano plazo” que algunos funcionarios consideraron demasiado vaga y dio lugar a pedidos de un endurecimiento de la política demasiado pronto.

El euro y la deuda pública ampliaron sus ganancias tras el anuncio. La moneda común subió a un máximo diario de US$1,1846, mientras que el rendimiento de los bonos alemanes a 10 años se mantuvo cerca de un mínimo de tres meses de -0,34%.

El anuncio “puede percibirse como netamente ‘dovish’ en el corto plazo”, dijo Ima Sammani, analista de mercado de divisas de Monex Europe. “La nueva meta de inflación simétrica le da al banco central un amplio margen para aplicar una política monetaria acomodaticia durante más tiempo sin tener que luchar contra los mercados”.

En cuanto al cambio climático, otro tema controvertido para algunos banqueros centrales, la institución dijo que ahora incluirá consideraciones al respecto en sus operaciones de política monetaria. Mientras tanto, los funcionarios también señalaron que comenzarán a considerar los costos de las viviendas ocupadas por sus propietarios en sus medidas complementarias de inflación.

“Aunque tomamos el mandato primordial del BCE de la estabilidad de precios como un hecho, la revisión nos ha permitido cuestionar nuestra forma de pensar, involucrarnos con numerosas partes interesadas, reflexionar, discutir y alcanzar un terreno común sobre cómo adaptar nuestra estrategia”, declaró la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en un comunicado. “La nueva estrategia es una base sólida que nos guiará en la conducción de la política monetaria en los próximos años”.

/