El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de EE.UU. experimentó una variación de 0,5% en julio, ajustándose a las expectativas del mercado y muy por debajo del registro de junio (0,9%), lo que supone cierto alivio para los inversionistas respecto a las estimaciones sobre alzas de tasas en ese país.

Con este resultado, la inflación acumulada en un año en la mayor economía del mundo llegó a 5,4%, repitiendo así el mayor alza desde agosto de 2008, de acuerdo a la Oficina de Estadísticas del Departamento de Trabajo.

La inflación subyacente, un dato especialmente relevante para los expertos, fue de 0,3% en el séptimo mes del año, algo menor a lo esperado y manteniéndose en 4,3% interanual.

Reuters consignó que las tasas de inflación anualizada se han estado elevado debido a la desaparición de lecturas débiles de la primavera pasada del cálculo de índices de precios, aunque los llamados efectos base se están estabilizando.

/