El desperdicio de alimentos es un problema a nivel global y ocurre en toda la cadena alimentaria. Según datos de la FAO, a nivel mundial, un tercio de los alimentos producidos para consumo humano que se pierde equivale a 1.300 millones de toneladas al año.

El panorama no es muy distinto en Chile, pues según la misma entidad, se desperdician 63,3 kilos de pan anualmente por familia.

Frente a este panorama, hay varias alternativas, como el trabajo que realiza la Red de Alimentos, una organización dedicada a este tema desde hace una década en Chile, o también, adoptar un estilo de vida de basura cero, compostando y evitando botar la menor cantidad de recursos.

En este contexto, surgió CoFood, una app creada por Pierangela Squadritto y Nicolás Torrealba. La idea surgió en 2018, cuando comenzaron a entender el desperdicio de comida como una emergencia social.

La app fue lanzada este año, está disponible en Apple Store y Google Play, y ya cuenta con más de mil descargas. Su objetivo es a consumidores y locales comerciales de comida, como cafeterías y pastelerías, que ofrecen los productos están cerca de su fecha de vencimiento, en lugar de que se pierdan.

Para crearla, ganaron el fondo The S Factory, de Start Up Chile, que apoya a proyectos liderados por mujeres, luego de eso también recibieron apoyo a través de otros concursos.

Hasta la fecha hay 24 locales registrados en la red, y a través de ésta, es posible encontrar rebajas desde un 40%. El servicio solo está disponible para retiro, pues uno de sus compromisos es contribuir a disminuir emisiones de carbono en el proceso.

Torrealba explica que el modelo de negocio que implementaron es flexible, “se ajusta a cada uno de los locales, y por otro lado, los usuarios que deciden comprar, lo hacen para ayudar al medioambiente y porque los productos están en buenas condiciones”.

De acuerdo al relato de los fundadores de esta plataforma, el foco está en las cafeterías, o locales de venta de comida, pero no descartan ampliarse al retail y conectar con empresas más grandes durante el 2020.

Si bien, su emprendimiento está recién despegando, para Torrealba, el sueño es más grande, “queremos consolidarnos en Santiago, llegar a regiones y por qué no, ampliarnos a Latinoamérica para seguir luchando contra el desperdicio”.