Suben como la espuma. Esa es la expresión de los guaros (gentilicio de personas del estado Lara, en Venezuela) cuando se acercan a los chinos y supermercados y ven que la comida cada día aumenta de precio. En tan sólo un mes, los rubros subieron hasta en un 39%.

De acuerdo a los registros que lleva LA PRENSA, en un período de un mes entre agosto y septiembre, el azúcar pasó de costar Bs. 3.300.000 a Bs. 4.600.000, lo que significa que registró un incremento del 39%. Ni hablar de la harina PAN, que es uno de los productos más buscados por los guaros para preparar sus arepas del desayuno y la cena, pasó de costar Bs. 3.123.000 a Bs. 4.200.000, lo que se traduce a un 34% de incremento.

La gente al ver esos montos queda con la boca abierta y asegura que ya no se puede comprar nada. «Uno busca lo más económico y accesible para el bolsillo, porque todo está demasiado caro», manifestó la señora Teresa Acosta.

En el caso de la pasta, que también es uno de los productos que tiene mayor demanda por ser rendidora y que sustenta bien sea en el almuerzo y hasta en la cena, sufrió un alza del 24%, pues pasó de costar Bs. 4.100.000 en la primera semana de agosto a Bs. 5.100.000 en los primeros días de septiembre.

En cuanto al arroz, fue uno de los productos que se mantuvo en Bs. 3.200.000; sin embargo, esos precios pueden variar según el comercio y el lugar en donde los busquen las personas, pero por lo menos en los chinos del centro de la ciudad el precio no varía en ese producto.

Por lo general, los supermercados colocan el valor en dólares y a medida que va subiendo van calculando el precio, según el cambio del día.

/