Imagen

Imagen

Se celebró más en Chile que en Brasil. O al menos igual.

De verdad, creemos que no exageramos al decir que, a los 72 minutos, cuando Neymar recibió un pase de Marquinhos y la cedió para Lucas Paquetá, quien sorprendió a Ospina con su remate y rompió el cero a cero, la explosión de jubilo que brotó en el Estadio Arena de Sao Paulo se multiplicó a mucha distancia en nuestro territorio nacional.

Porque ese gol del mismo delantero brasileño que batiera en su momento a Claudio Bravo, ahora al derrotar a Ospina cumplía con dos objetivos matemáticos:

Primero, convertir a Brasil en la primera selección sudamericana que ya está clasificada para el Mundial de Qatar.

Y segundo, que deja a Chile entre las cuatro selecciones del continente que estarían clasificando directamente a la cita mundialista.

Porque, con el cero a cero, la Colombia de Reinaldo Rueda ocupaba ese lugar, pero ahora quedando ambas selecciones en igualdad de puntos, el cuarto lugar es para La Roja por mejor diferencia de goles.

Que mañana esto puede cambiar si es que Uruguay empata o le gana a Argentina, es verdad.

Pero eso es mañana.

Ahora, dejen esta noche para soñar

Imagen

/Fotos: Twitter selecciones de Colombia y Brasil