El FC Barcelona cayó de forma estrepitosa ante el Bayer Munich en su estreno en la Champions League. El equip catalán siempre fue superado por completo y solo la entrada de los jóvenes, les dio un nuevo aire pensando en el futuro del club ya sin Lionel Messi.

Ronald Koeman decidió jugar con tres defensores para tener una mayor retaguardia en el sector defensivo, dejando a los carrileros Sergi Roberto y Jordi Alba con más libertad de subir. En la zona ofensiva el DT dejó a Luuk de Jong junto a Memphis Depay, pero tuvo poco efecto.

El Barça apenas se acercaba al arco de Manuel Neuer, mientras que el cuadro alemán presionaba arriba y se adueñaba del balón. Los blaugrana intentaban sorprender en alguna transición rápida, pero poco más no se podía hacer ante la superioridad teutona.

El Bayern no necesitó de mucho trabajo para llegar con tanta facilidad al área y el Barcelona se defendía. Ter Stegen salvó con una mano prodigiosa un remate de Leroy Sané, mientras que Gerard Piqué bloqué un tiro de Musiala tras una pérdida de Busquets.

Para el 1-0 ningún central salió a marcar Müller en el borde del área, el ofensivo disparó con comodidad y el balón entró tras tocar en Eric Garcia.

El Barça no tuvo poder de reacción. El Bayern decretó el 2-0 con un remate a bocajarro de Sané que Ter Stegen interceptó con el pie, el balón diera en el palo y Lewandowski solo la empujara.

Robert Lewandowski celebra el 2-0 parcial en el Camp Nou. El polaco anotaría el tercero cerrando una noche goleadora en Barcelona.

El equipo catalán acabó con muchos jóvenes de su cantera como Mingueza y Balde, un equipo que a futuro podrá dar buenos resultados y con aire de revolución. Ya en los minutos finales Lewandowski puso el tercero con enorme clase para volver a golpear a la afición culé en otra trágica noche europea.

Nueva derrota ante el Bayer Munich y las dudas que quedan en Barcelona son grandes de cara ala temporada que se les viene.

Por Ignacio Soto Bascuñán