El Paris Saint Germain derrotó al Manchester City por 2-0 como local con un golazo de Leo Messi para estrenarse a lo grande con la camiseta parisina en la Champions League. Los parisinos superaron a los de Guardiola, dominantes en París. Mauricio Pochettino no reservó nada en su once y puso a Leo Messi y Verratti, que estaban lesionados en los días previos al duelo ante los Citizens.

El argentino, se mostró poco activo en la primera mitad, cargado hacia el sector derecho, no tuvo tan participación del juego el cual era manejado por Neymar Y Mbappé, por lo que el argentino se fue cerrando para tener más contacto con el balón y ser más peligroso en los ataques.

El primer golpe fue gracias a Mbappé que comenzó la jugada, el más activo del tridente junto a Neymar y Messi, durante la primera mitad. Imparable por el flanco derecho, se sacudió de Cancelo y centro al área, donde apareció Gueye para recoger el balón suelto y romperlo hacia la red de Ederson.

Los de Guardiola reaccionaron y comenzaron a encerrar al conjunto local. Su mejor ocasión llegó en una doble ocasión de Sterling y Bernardo Silva que dio en el travesaño dos vecesCentró el belga De Bruyne, y el rematé del inglés fue interceptado por Donnarumma y el poste. En el rebote, sin portero, Bernardo no coordinó bien y volvió a chocar con el larguero.

Lio Messi festeja su gol junto a Neymar. El argentino marcó su primer gol con la camiseta del PSG en el 2-0 ante Manchester City.

Cuando el partido ya estaba en el segundo tiempo fue donde se vio mejor a Messi y compañía. El argentino cada vez más se veía con el balón y las principales ocasiones salían desde sus pies.

Fue así como en sus mejores años cuando estuvo en Barcelona, Messi tomó el balón desde el sector derecho y comenzó a encarar hacia el arco, se la dio a Mbappé quien con un suave toque se la devolvió a Messi y con un remate cruzado derrotó al portero Ederson.

El argentino pasó de ser el jugador de campo con menos toques en el primer tiempo, a inventarse ese golazo. Su jugada personal, tan repetitiva como imposible de frenar, fue una obra de arte, recordando sus mejores años en el Barcelona.

Final del partido y el conjunto francés es líder junto al Brujas de Bélgica con 4 unidades, mientras que el Manchester City quedó tercero con 3 puntos.

Por Ignacio Soto Bascuñán