Poco antes que se anunciara una nueva alza en las bencinas, la Sala del Senado le pidió de manera unánime al Presidente de la República que congele los precios de los combustibles en la región de Aysén y las Provincias de Chiloé y Palena, tal como lo hizo en la región de Magallanes hace unos días.

Esto, con la aprobación de un proyecto de acuerdo transversal presentado por los senadores Claudio Alvarado, Carmen Gloria Aravena, Pedro Araya, Carlos Bianchi, Loreto Carvajal, Alfonso De Urresti, José Miguel Durana, Alejandro García Huidobro, Carolina Goic, Alejandro Guillier, José Miguel Insulza, Juan Ignacio Latorre, Carlos Montes, Iván Moreira, Ximena Órdenes, Manuel José Ossandón, Rafael Prohens, Kenneth Pugh, Jaime Quintana, Rabindranath Quinteros, David Sandoval y Ena Von Baer.

En lo medular, los senadores piden que se extienda el beneficio de congelamiento del precio de los combustibles a la región de Aysén y las provincias de Chiloé y Palena, consideradas también como zonas extremas del país, con el fin de morigerar los efectos de las constantes y fuertes alzas que afecta de sobremanera a los habitantes de nuestros territorios extremos.

Según explican los senadores, el alza de los combustibles “en regiones extremas del sur de nuestro país, es doblemente compleja, llegando los precios a niveles que superan ampliamente la barrera de los $1.000/lt., principalmente debido a los altos costos de transporte”.

Cabe recordar que en la región de Magallanes se realizaron una serie de manifestaciones exigiendo al Gobierno una pronta solución que permita morigerar los perniciosos efectos que son acentuados debido a las propias condiciones de estos territorios, tales como falta de conectividad, extensos recorridos entre ciudades, condiciones climáticas adversas, entre tantas otras, que implica un mayor uso de estos combustibles que en el resto del territorio nacional.

Agregan, que las dificultades que atraviesa la región magallánica, se repite de similar forma en otras zonas extremas y territorios aislados del sur de Chile, como es el caso de la región de Aysén, en la que el precio de las bencinas alcanza en algunas localidades incluso los $1.200/lt, lo que ha generado una válida y profunda molestia por parte de sus habitantes y exigiendo al Gobierno el mismo trato.

/