El 24 de noviembre apareció por primera vez la variante Ómicron. Se había detectado un caso en Sudáfrica. Varios países cerraron las fronteras para viajeros de ese lado del mundo. Y las grandes aerolíneas comenzaron a revivir la ya conocida pesadilla del Covid-19. Desde ese día, el tráfico de pasajeros a aeropuertos de Europa ha caído un 20% (ver infografía), y solo en vísperas de Navidad se suspendieron más de 8.000 vuelos en ese continente y en EE.UU., cifra que amenaza con seguir creciendo.

Desde este lado del mundo, Ómicron no se ha dejado sentir… aún. Estas semanas serán claves para ver si el sector logrará sortear esta nueva ola. Hay esperanzas. La alta tasa de vacunación debiera operar como escudo, aunque si las restricciones alrededor del mundo se rigidizan y los casos aumentan, la situación podría volver a agravarse.

“Aún no observamos un impacto directo en nuestra operación. Las medidas adoptadas por la autoridad sanitaria y la alta tasa de vacunación del país han permitido mantener a Chile como un destino y lugar de origen seguro, lo que ha posibilitado dar continuidad operacional al transporte aéreo internacional”, señalan en Nuevo Pudahuel. No obstante, agregan: “Estamos haciendo seguimiento del impacto que esta variante podría tener en destinos internacionales como Estados Unidos o países europeos, y su alcance en la recuperación de la actividad”.

Aeropuerto de Santiago durante pandemia por Covid 19

El jueves, el ministro de Salud, Enrique Paris, recomendó no viajar a Estados Unidos ni tampoco a los lugares más afectados por la variante, reportó El Mercurio. Además, el jueves, la autoridad decidió postergar la apertura de cinco pasos fronterizos terrestres, con excepción del paso Los Libertadores. Para quienes ingresen por tierra, se exigirá PCR negativo, test de antígeno, seguro médico y homologación de vacunas. Todo, por Ómicron.

Los contagios tras las cancelaciones

158 vuelos cancelados el viernes 24 de diciembre; 368, el sábado 25; 375, el domingo 26; y más de 400 entre lunes y martes. Ese fue el update diario que hizo Delta Airlines la semana pasada.

“Mientras el clima invernal impacta en el noroeste y noreste de EE.UU., la variante Ómicron sigue aumentando, los equipos de Delta agotaron todas las opciones y recursos antes de cancelar (vuelos)”, explicaba la firma.

Vuelos cancelados

Según el portal de datos Flight Aware, solo el domingo United Airlines suspendió el 5% de sus vuelos, y American Airlines, el 2%.

Tras ello hubo básicamente una razón: el contagio de sus tripulaciones. Los aviones no tuvieron el personal necesario para cumplir sus programaciones de vuelos.

/