Hace unos dos años no existían. Los espacios dedicados solo a delivery eran una realidad desconocida. Los malls se basaban básicamente en la presencialidad, y los crecimientos y desarrollos -salvo ciertas excepciones- iban por ese lado. En ese momento, artículos ponían en duda su continuidad ante la arremetida del e-commerce y los comparaban con la situación en EE.UU., donde varios shopping centers cerraron, quedando abandonados en calidad de elefantes blancos. Hoy, la readecuación al mundo online está en marcha. Nuevos datos dan cuenta de que los centros comerciales suman 427 tiendas orientadas solo al delivery (desde locales propiamente tales, hasta los espacios para retirar productos en estacionamientos, etc.). Y si bien esas ubicaciones aún representan un débil 3% del total de locales, ya sobrepasa la injerencia de otras áreas que llevan décadas de desarrollo, como el número de supermercados -unos 285- o de firmas de mejoramiento del hogar, que alcanzan los 254.

“No tengo registro de que esto fuera una categoría siquiera. Fue una novedad total”, indica la presidenta de la Cámara de Centros Comerciales, Katia Trusich. Y agrega: “Esto da cuenta de cómo este fenómeno creció durante los últimos dos años de pandemia, y también de cómo el centro comercial abrazó este modelo y se hizo cargo”.

Hace algunos meses, el gremio le encargó a la consultora Upskills levantar toda la información respecto a la distribución de espacios físicos del sector de centros comerciales, concepto que agrupa a los tradicionales malls, power centersstrip centers y outlets. La empresa recabó la información entre marzo y abril de este año. Y entregó esta semana los resultados… todos, en torno a una de las principales áreas del comercio. En años normales, estos recintos en Chile llegaron a recibir a 758 millones de visitas. Es decir, cada habitante fue prácticamente cuarenta veces a un centro comercial.

Más de 277 centros comerciales

En 1982 partió la industria de malls en Chile. Ese año se inauguró Parque Arauco Kennedy y desde ahí en adelante el crecimiento ha sido exponencial. Según el estudio realizado por la Cámara Chilena de Centros Comerciales, a la fecha existen 277 activos asociados a los socios del gremio. De ellos, 53 son malls propiamente tales, 76 power center, 70 strip centers, 68 grandes tiendas a la calle (stand alone) y 10 outlets. Si bien en número un 20% del total de activos son shopping centers, estos últimos equivalen al 74% de la superficie, que entre todos suman más de 5 millones de metros cuadrados, superior a seis veces la superficie del Parque O’Higgins o 17 veces el Bicentenario. Además, los shopping centers representan el 62% de todas las tiendas. El sector suma 13.961 locales: 8.700 están en los grandes malls; 630 en outlets; 2.459 en power centers; 1.857 en strip centers y las 315 restantes son tiendas que dan a la calle, que no están en formatos de centros comerciales, por lo que, restándolas, las de los shopping center suman 13.646.

Todo, con una fuerte concentración en la Región Metropolitana. Un 42% del total de los inmuebles está en la capital. Aun más, hay regiones donde no existe ninguno, como Aysén, o algunas como Arica y Parinacota, donde solo hay tiendas a la calle y strip centers menores (ver infografía). De hecho, más del 80% de esos dos últimos formatos se concentra en el norte. “Obviamente, los centros comerciales han ido llegando principalmente a espacios donde hay una alta concentración de población, sobre todo en la Región Metropolitana. Y, desde ahí han ido extendiéndose a capitales provinciales”, señala Trusich. “Existe una oportunidad de que todavía hay lugares donde pueden llegar a haber centros comerciales”, subraya.

Hasta 2021, el sector sumaba una dotación de 97.069 trabajadores. De ellos, más de 81.000 correspondían al personal de las tiendas, y de ese monto, cerca de 50.000 trabajaban en las grandes tiendas departamentales. Un número menor tenía que ver con el personal del corporativo (3.116) o con empleos tercerizados (12.576). Y mientras un 57% del total eran mujeres, un 87% de todos fluctuaban entre los 18 y 44 años, y ya un 17% eran extranjeros.

Katia Trusich

La presidenta del gremio explica que si bien el dato era algo que uno percibía al ir al centro comercial, sobre todo en las actividades de servicio, constatar ahora el porcentaje de extranjeros es un reconocimiento de la diversidad que hay dentro. “Hoy tenemos una alta cantidad de inmigración en nuestro país y el centro comercial refleja también esa composición de personas de distintas nacionalidades”, señala. Agrega que “este es un trabajo formal, con contrato, cumplimiento de jornada, con beneficios y por tanto es muy importante la inserción de estos migrantes al trabajo formal”.

/