La industria tiene siete actores, aunque uno acaba de nacer. Son isapres abiertas en cuya propiedad participan grupos chilenos e internacionales. Cada cual con realidades distintas. Esas isapres tienen el 17% de los beneficiarios totales del sistema de seguros de salud chilenos. El resto está en la estatal Fonasa, que al cierre de 2021 sumaba 15.233.814 beneficiarios, distribuidos en 12.266.629 titulares y 2.967.185 cargas.

Las isapres abiertas tenían 3.212.080 beneficiarios en junio: 1.934.635 cotizantes que pagan el 7% de salud y 1.277.445 cargas. En tanto, las isapres cerradas (Isalud de Codelco, Fundación de BancoEstado y Cruz del Norte, de SQM) atienden solo a 76 mil beneficiarios.

Entre las siete isapres abiertas, cuatro tienen tamaños relativamente similares, levemente por encima del 20% en cotizantes y afiliados. En número de planes contratados, Colmena lidera con el 22,2%, seguida por Consalud (21,8%), Banmédica (21,2%) y Cruz Blanca (20,7%). En beneficiarios totales, Banmédica concentra la mayor cantidad (22,7%), seguida por Consalud (21,5%), Colmena (21,1%) y Cruz Blanca (20,5%).

Detrás de ese pelotón se ubican Nueva Masvida (9,4% beneficiarios y 9,6% cotizantes), y Vida Tres (4,9% de beneficiarios y 4,4% de cotizantes). En el último lugar está Esencial, la isapre del Grupo Alemana que por primera vez reportó en junio cifras sobre este tema, sumando 105 beneficiarios (0,003% del total), donde 56 son cotizantes y 49 son cargas. A junio, la debutante isapre tenía ya 435 planes contratados para 737 beneficiarios.

Un holding estadounidense

Isapre Banmédica y Vida Tres pertenecen a Empresas Banmédica, del holding estadounidense UnitedHealth Group (UHG), que controla el 98,19% a través de su filial Bordeaux Holding SPA. En 2018 dejó de pertenecer al grupo Penta, que junto al grupo Fernández León, anteriormente eran los mayores accionistas.

En el área de seguros de salud, el grupo también es propietario de Help Seguros y entre los prestadores tiene Clínica Santa María, Dávila, Vidaintegra (Omesa, Clínica Alameda y Administradora Médica Centromed), Inversiones Clínicas Santa María (Clínica Vespucio, Bío Bío, Ciudad del Mar, Central de Compras), Help, y el 13% en Clínica Iquique.

La isapre Banmédica tuvo en 2020 registró las segundas mayores utilidades de la industria, con $22.551 millones, en un año que todo el sector, con excepción de Cruz Blanca, anotó utilidades, $82.548 millones en total, por la baja de atenciones tras el encierro del primer año de pandemia. En 2021 se dio vuelta la ecuación: la industria perdió $151 mil millones. Banmédica perdió $38.107 millones, las segundas mayores de la industria. Y en el primer trimestre de 2022 pierde $2.289 millones.

La isapre del grupo estadounidense se ubica en el punto medio de la tabla en cuanto a siniestralidad, ya que a marzo de este año el 93,8% del total de ingresos que ha recibido lo ha destinado a entregar prestaciones y pago de licencias médicas a afiliados. Al sumar los gastos por administración y otros gastos, la operación termina con pérdidas. Banmédica también está en el punto medio de la tabla en cuanto a ingresos por afiliado: la cotización promedio mensual por beneficiario en junio fue de $ 96 mil en junio.

El holding tiene también el otro extremo: Vida Tres tiene la menor siniestralidad de todo el sector (89,6% a marzo) y tiene los cotizantes de más altos ingresos, con un pago promedio mensual por beneficiario de casi $124 mil en junio. Todo ello repercute en sus balances: en 2020 Vida Tres ganó $17.213 millones, en el tercer lugar; en 2021 fue la que anotó menores pérdidas, con solo $53 millones; y en el primer trimestre de este año fue una de las únicas dos isapres con ganancias, sumando $2.404 millones.

Pese a ello, su controlador ha sido activo en reclamar por la situación actual de la industria: UHG pidió una reunión al embajador de Chile en EE.UU., Juan Gabriel Valdés, para transmitir sus inquietudes y en Chile se reunió con el encargado de negocios y jefe de misión de la embajada de ese país en Chile, Richard Glenn. También han manifestado su preocupación y molestia al superintendente de Salud, Víctor Torres.

La isapre de los constructores

Pero sin duda la isapre que se ha visto más golpeada es Consalud, propiedad de Inversiones La Construcción (ILC), el brazo de inversiones que controla la Cámara Chilena de la Construcción con el 67%. ILC, a su vez, controla AFP Habitat, Confuturo, Banco Internacional, Red Salud y Vida Cámara. En 2020 ganó solo $5.701 millones y en 2021 encabezó las pérdidas, con $78.912 millones, lo que se repitió a marzo de 2022, con mermas por $11.727 millones.

La isapre de ILC es la que tiene la cartera con la mayor siniestralidad a marzo (101,2%): todos sus ingresos se fueron a pagar prestaciones de los afiliados. Es, además, la isapre con la cotización promedio mensual por beneficiario más baja: $90 mil en junio.

Todo eso ha llevado a ILC a hacer reiterados aumentos de capital cercanos a $120 mil millones entre 2021 y mayo de este año. El año pasado realizó ocho aportes por $90 mil millones en total, cifra que supera los $88.419 millones que ganó ILC en 2021.

/