En River se agarran la cabeza. Esa ecografía que se hizo Pablo Solari este lunes al mediodía en el Centro Rossi de Belgrano para constatar si había una lesión muscular en el cuadrado femoral izquierdo no dio el resultado que esperaban: el Pibe tiene un leve desgarro en esa zona y es casi imposible que esté en el superclásico que se disputará el domingo en la Bombonera. Si bien hará el máximo esfuerzo para jugar, sólo un milagro se lo permitirá.

“Me duele”, se le leyó en los labios a Solari cuando estaba sentado en el banco de suplentes, con una cara de preocupación importante luego de haber sido reemplazado por Matías Suárez a los 18′ del segundo tiempo. Si ya sus imágenes tomándose el cuadrado femoral izquierdo habían preocupado a muchos hinchas de River, ese comentario a un compañero mientras se ponía hielo en la zona generó que en las redes se hiciera prácticamente una cadena de oración para que llegue ante Boca. Pero lo más probable es que no sea posible, si bien desde el cuerpo técnico lo esperarán hasta último momento.

Así, Marcelo Gallardo perderá muy probablemente una pieza determinante de cara al partido contra Boca en la Bombonera del próximo domingo: Solari se adaptó muy rápido al equipo y hoy en día es una de las cartas más importantes de gol de este River. Su desequilibrio, versatilidad (puede ser extremo o segunda punta) y olfato goleador (siete tantos en nueve encuentros) lo convirtieron en un titular indiscutido.Se confirmó la lesión de Pablo Solari y los hinchas de River están que trinan

/EMG