Real Madrid remontó un partidazo inolvidable, eliminó al último campeón Chelsea y se clasificó a las semifinales de la UEFA Champions League. El Merengue, había ganado 3-1 la ida, pero en la vuelta jugando en Madrid lo perdía 3-0 por los goles de Mason Mount, Antonio Rüdiger y Timo Werner, hasta que apareció la figura de Rodrygo para empatar la serie. Ya en el alargue, Karim Benzema se volvió a vestir de héroe metiendo a los de Carlo Ancelotti en la próxima ronda, donde se medirá con el ganador del cruce entre Manchester City y Atlético Madrid.

Desde el primer minuto, los Blues se adueñaron de la pelota y comenzaron a generar riesgo en el arco defendido por Thibaut Courtois. A los 15 minutos del primer tiempo Mason Mount finalizó de gran manera para abrir el marcador y comenzar a ponerle suspenso a la serie que quedaba 3-2.

En el segundo tiempo, tras un tiro de esquina desde la derecha, Antonio Rüdiger le ganó a Luka Modric y, con un muy buen cabezazo, estiró la ventaja igualando la serie en la capital española y dejando en silencio el Santiago Bernabéu..

Se estaba dando todo para los de Thomas Tuchel, que había llegado al tercer gol por intermedio de Marcos Alonso, pero el VAR lo anuló por una mano previa. Sin embargo, Timo Werner posteriormente armó una exquisita jugada personal sobre la media hora de juego y daba vuelta la serie en favor del equipo visitante. Pero contra Real Madrid no se puede dar nada por finalizado y solo cuatro minutos más tarde, Modric le metió un pase espectacular a Rodrygo, que recién había ingresado, y definió para devolver la paridad.

En el alargue, apareció la gran figura de Karim Benzema. Luego de una buena jugada personal de Vinicius Jr por el costado izquierdo, el brasileño metió un centro preciso para el francés, que ganó de cabeza y puso el 3-2 que le dio el triunfo por 5-4 en el global al Merengue y la clasificación a la semifinal de la Champions League.

Por Ignacio Soto Bascuñán