Manuel Pellegrini y Claudio Bravo se metieron en la historia grande del Real Betis. Este sábado, los andaluces derrotaron por penales al Valencia, tras igualar 1-1 en los 120′ y se consagraron campeones de la Copa del Rey tras 17 años sin títulos para el equipo.

En el primer tiempo en La Cartuja en Sevilla, con mayoría de hinchas verdiblancos, el equipo de Pellegrini con Claudio Bravo en la formación, salió con mayor disposición ofensiva y rápidamente abrió el marcador.

A los 11 minutos, el español Héctor Bellerin centró desde la banda derecha y encontró a Borja Iglesias, quien con un potente cabezazo desniveló las acciones para los andaluces.

En el complemento, el Real Betis nuevamente controló las acciones y tuvo diversas ocasiones para encontrar el gol del triunfo, pero el Valencia resistió bien y logró forzar la prórroga con buen despliegue de sus jugadores, que buscaban mantener el ritmo que impone el Betis.

En el tiempo extra, los verdiblancos continuaron con el manejo del balón, sin embargo, ninguno de los equipos generó ocasiones de peligro real.

Ya en los penales, ambos equipos estuvieron bastante sólidos en los tres primeros lanzamientos. Sin embargo, en el cuarto turno, el estadounidense Yunus Musah desvió su disparo para el Valencia y Cristián Tello convirtió para poner en ventaja a los andaluces.

El encargado de definir la tanda fue el joven Juan Miranda, quien anotó el penal para que el Real Betis sume su tercer trofeo en la Copa del Rey tras 17 años sin títulos. La ciudad de Sevilla se tiñe de verde y los chileno suman un nuevo título en sus palmarés.

Por Ignacio Soto Bascuñán