Estamos muy próximos a una votación que nos cambiará la vida, por decirlo de alguna manera, o mejor dicho nos cambiarán las reglas establecidas del país, por darse algunos gustitos personales o partidistas que simplemente jamás imaginamos estar viviendo y menos en el año 2022.

Dicho lo anterior, ya nos están obligando a tener que ir a emitir un voto político, siendo que hemos ganado por ley, la libertad de decidir votar o no en las elecciones de nuestro país, en una convención constituyente que viene de un estallido social, que no estaba en el programa del gobierno de entonces y con irregularidades, mentiras y fraudes dignos de un proceso viciado.

Por lo mismo, es imprescindible que se mantenga la libertad de cada persona, de cada ciudadano de nuestro país, para decidir que institución de salud nos prestará servicios por el aporte de cada trabajador que paga mes a mes un 7% de su remuneración, también que institución educacional nos ofrece mejor educación para nuestros hijos, y no nos quiten esa opción de elegir que tenemos todos quienes nacimos y vivimos en un país democrático llamado Chile.

En el ámbito previsional, queremos tener la libertad de saber que nuestros ahorros previsionales, que todos aportamos para nuestra vejez, siga siendo nuestro, que sea inembargable, e inexpropiable, existiendo una entidad privada, ya sea las actuales Administradora de Fondos de Pensiones u otras, como también una entidad estatal, pero siempre la decisión sea de cada persona que pueda elegir libremente quien le administre sus ahorros actuales como los futuros, y se garantice en la nueva carta magna si es que esta es aprobada.

Caba señalar que, todos tenemos claridad que nuestro país tiene muchas cosas que cambiar o corregir, sin embargo, cuando un grupo de personas, muchos de ellos sin estudios, sin capacidades, sin conocimientos adecuados, pretendan cambiar todo, o introducir normativas en beneficio de grupos menores, o por seguir una ideología partidista, añeja, obsoleta, antigua y destructiva, estamos siendo sometidos cual talibanes a retroceder en el tiempo y definitivamente depender de un estado que dista mucho de ser protector y menos de generar riqueza para sus ciudadanos.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com