Imagen

Imagen

En el primer tiempo, ambos equipo quedaron en deuda.

Especialmente Ñublense, porque hay que recordar que el conjunto chillanejo concluyó la primera rueda como puntero con 29 puntos, junto a Colo Colo y Unión Española.

En esos 45 minutos inicial el cuadro local pareció sentir el mes sin competencia oficial. Porque no evidenció la chispa que le conocíamos en ataque. De hecho, el joven arquero Tomás Ahumada no atajó un solo tiro directo y sólo fue exigido por un  par de remates de Mateos y Aravena que pasaron por sobre el travesaño.

Los itálicos, por su parte, comenzaron la segunda rueda en el lugar 12 con 16 puntos. Y no evidenciaron mayor mejoría en esta etapa inicial. Partieron bien con una prometedora llegada en que se juntaron los volantes Cornejo y Sepúlveda, pero este definió sin fuerza y al cuerpo de Pérez.

Y no hubo más en esos 45 minutos iniciales

SEGUNDO TIEMPO CON LLUVIA Y GOLES

Justo con el inicio de la etapa de complemento se dejó caer la lluvia con gran intensidad en Chillán.

Y eso, al parecer, incentivó al cuadro local que se fue con todo contra el área itálica, encerrando al rival en su zona.

Fueron por lo menos 5minutos en que la pelota siempre estuvo cerca del arco de Ahumada hasta que llegó la apertura de la cuenta.

Gran jugada asociada, rabona de Cordero y gran definición de Aravena clavando la pelota en un ángulo.

Lo sorprendente vino de inmediato, ya que salieron los centrales itálicos, la pelota fue a la derecha centro al área y muy desafortunada intervención de Mateos que por rechazar la pelota terminó mandándola al fon de su arco. Autogol y empate en Chillán.

Ese infortunio golpeó fuerte en el ánimo de los locales, que cedieron la iniciativa y fue Audax el que estuvo cerca de aumentar la cuenta con un taponazo recto de Cornejo que provocó una gran atajada de Nico Pérez.

Hubo incluso una jugada de VAR, pero acertadamente Manuel Vergara desestimo el posible penal y dio tiro de esquina. Fue peor el remedio que la enfermedad porque el tiro de esquina lo conectó de cabeza Oliver Rojas y derrotó a Pérez.

En 15 minutos ya había pasado más que en todo el primer tiempo.

Y fue suficiente para cerrar el partido y dar inicio a la segunda rueda con una sorpresa mayúscula. Porque hacía mucho tiempo que Ñublense no caía en su casa. Y porque mal que mal, uno de los punteros comenzó la segunda rueda con el pie izquierdoImagen

/EMG. Fotos: twitter Ñublense y Audax Italiano