Un crudo análisis realizó el expresidente Ricardo Lagos tras el contundente triunfo del Rechazo en el plebiscito constituyente que se realizó este domingo en el país.

En los comicios, con voto obligatorio y donde participaron más de 13 millones de personas, un 61,86% de los chilenos estuvo por no respaldar la propuesta de nueva Constitución redactada por la Convención Constitucional.

El resultado se tradujo en un duro golpe para la administración de Gabriel Boric, quien una vez conocido los resultados hizo un llamado a dejar atrás “los maximalismos, violencia e intolerancia” y convocó a todos los sectores a darle continuidad al proceso constituyente.

Bajo este escenario este lunes, un día después de la elección, el expresidente Lagos, quien durante la campaña mantuvo en reserva su voto, entregó sus impresiones en un encuentro con periodistas de diversos medios.

En ese contexto, sobre el rol del actual Mandatario en el plebiscito, Lagos comentó que “el Presidente (Boric) se la jugó por una opción, no vamos a decir que salió fortalecido”. Según su análisis, “Boric entendió que tenía derecho, como ciudadano, a decir cómo votar, pero generó un problema, su opción legítima hizo que se confundiera el rol de Presidente con usar el voto para evaluar a su gobierno”.

Un diagnóstico que profundizó luego con La Tercera. “Creo que lo que ayer ocurrió fue un conjunto de elementos, unos sobre otros, en donde se estaba votando sí, es cierto, una Constitución, pero también se estaba votando un juicio político sobre el gobierno, un juicio político sobre el Presidente, también un juicio político sobre las promesas del Presidente. Cuando se salía a preguntar por qué votaron así ‘ah, porque no ha cumplido sus promesas’2.

Consultado sobre si Boric se equivocó al hacer del plebiscito una especie de referéndum sobre sí mismo, Lagos aseguró: “yo creo que el error, visto después es muy fácil, pero yo creo que fue un error colocarse tan al frente de aquello. Él pensó que de esa manera ganaba el Apruebo, se tenía confianza (…) Y creo que al final él hizo eso consciente de que estaba arriesgando y lo hizo para ganar obviamente, pero creo que efectivamente la ciudadanía tendió a vincular no solamente el trabajo de la Convención, que ya venía de un deterioro acelerado, con la gestión del Presidente cuando él se puso al frente de todo. Visto después, claro, no fue suficiente que se pusiera al frente para salvarlo”.

/gap