La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció este miércoles una subida del tipo de interés oficial de 0,75 puntos, la segunda en los últimos dos meses, para tratar de poner coto a una inflación desbocada.

Con este incremento, que es el cuarto desde que la Fed empezó a subir los tipos en marzo, la tasa de interés oficial de la mayor economía del mundo pasa a situarse en una horquilla de entre el 2,25% y el 2,5%.

Es probable que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, disminuya el ritmo de los aumentos de las tasas de interés después de implementar una política de anticipación de alzas y realizar un segundo aumento consecutivo de 75 puntos básicos ayer jueves, según economistas encuestados por Bloomberg.

Esperan que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) eleve las tasas en medio punto porcentual en septiembre y luego cambie a aumentos de un cuarto de punto en las dos reuniones restantes del año. Eso elevaría el rango superior del objetivo de política monetaria del banco central a 3,5% para fines de 2022, el nivel más alto desde principios 2008.

Para la reunión de septiembre, los resultados de la encuesta son un poco más expansivos que los futuros de tasas de interés en los mercados financieros, que actualmente descuentan una probabilidad mayor al 50% de un aumento de 75 puntos básicos, suponiendo un alza de tasas de 75 puntos básicos la próxima semana. Pero el camino más amplio previsto por los economistas es ligeramente más restrictivo que el implícito en los precios del mercado.

También es más empinado de lo que se esperaba antes de la reunión de junio, cuando el FOMC pronosticó que las tasas subirían al 3,4% a fin de año y al 3,8% en 2023.

/