Wall Street cerró a la baja este martes debido a que los operadores, ya cautos de hacer nuevas apuestas en vísperas de una reunión de la Reserva Federal, absorbieron más evidencia de que la inflación está desacelerando a las empresas estadounidenses.

El índice de referencia S&P 500 ha caído este año debido a que los inversionistas temen que las medidas agresivas de ajuste de la política por parte de la Fed puedan llevar a la economía estadounidense a una recesión.

Hoy cerró por tercera sesión seguida por debajo de los 3.900 puntos, un nivel considerado por los analistas técnicos como un fuerte apoyo para el índice, debido a que la sombría perspectiva del viernes de la empresa de entregas FedEx Corp. se repitió, esta vez, por el fabricante de automóviles Ford Motor Co.

El S&P 500 perdió 1,12%, a 3.856,28 puntos, mientras que el Nasdaq Composite cedió 0,94%, a 11.427,15 unidades. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 0,99%, a 30.712,79 puntos.

Las acciones de Ford se desplomaron después de que señalara un golpe de US$1.000 millones mayor de lo esperado por la inflación y retrasara la entrega de algunos vehículos al cuarto trimestre debido a la escasez de repuestos.

Tercera alza de tasas

Se espera ampliamente que el banco central de Estados Unidos suba las tasas en 75 puntos básicos por tercera vez consecutiva al final de su reunión de política monetaria el miércoles, y los mercados también valoran una probabilidad del 17 % de un aumento de 100 puntos base y predicen la tasa terminal en 4,49% a marzo de 2023.

La atención también se centrará en las proyecciones económicas actualizadas y las estimaciones de gráficos para obtener pistas sobre las tasas y las perspectivas de desempleo, inflación y crecimiento económico de los diseñadores de políticas.

/