Luego de una serie de conversaciones en estos últimos meses, las bancadas de diputados de los partidos de Chile Vamos (RN, UDI, Evópoli) buscan formar con Republicanos y el Partido de la Gente (PDG) un solo bloque para negociar con el Gobierno la Reforma Previsional.

  • Las conversaciones están en marcha y aún hay detalles por afinar, indican fuentes del sector. En Republicanos, por ejemplo, dicen no estar tan involucrados en la iniciativa. En el PDG hay un interés por posicionarse en esta materia. “Es algo pendiente la invitación de Chile Vamos. Sería una buena invitación para ver la Reforma Previsional”, dice a Ex-Ante el diputado del PDG Rubén Oyarzo.
  • Ni Republicanos ni el PDG tienen representantes en la Comisión de Trabajo de la Cámara, donde partiría la tramitación, por lo que sumarse a un bloque les daría más visibilidad en esta etapa.
  • Si no se configura un mismo frente o “bancada transversal”, otros plantean que los puntos en común de todos modos estarán presentes en el debate ante el Ejecutivo.
  • La alianza entre colectividades de derecha buscaría aprovechar el respaldo en la opinión pública de que las nuevas cotizaciones que se implementan vayan en su totalidad a las cuentas individuales.

Programa. El Ejecutivo propone un esquema mixto con un mayor componente de solidaridad inter e intra generacional, han recordado los ministros de Trabajo (Jeannette Jara) y de Hacienda (Mario Marcel).

  • La Moneda ha dicho que presentará la iniciativa entre fines de octubre e inicios de noviembre, luego de haberla postergado para no mezclarla con el resultado del Plebiscito. El subsecretario de Previsión Social, Christian Larraín, ha encabezado el trabajo prelegislativo con casi todas las bancadas. Allí el Ejecutivo anticipó los puntos centrales de su propuesta, cuyo trámite partiría por la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados.
  • La Reforma Previsional es uno de los proyectos más importantes del programa de Gobierno de Gabriel Boric. Desde el punto de vista económico, tiene un amplio impacto en el mercado de capitales. Sin embargo, es mucho más relevante desde el punto de vista político luego de años de que el debate por las pensiones se tomó las calles, con marchas masivas de No+AFP, y por los tres retiros previsionales entre 2020 y 2021.

Opinión pública. Según una encuesta Cadem sobre la materia, con trabajo de campo del 7 y 8 de octubre, el 55% de las personas desea que el 100% de las futuras cotizaciones vayan a la cuenta individual para financiar la propia jubilación (apoyo es transversal por género, rangos etarios, grupo socioeconómico y entre Santiago y regiones).

  • El 37% opina que la parte aportada por empleadores y Estado debiese tener un destino mixto, mientras el 50% solo a la cuenta individual.
  • Además, el 80% apoya esta idea: “Los trabajadores deberían tener la libertad para escoger si quieren que lo administre una AFP o un organismo público”.

Rechazo. El diputado Frank Sauerbaum (RN) cuenta que son tres los principios que la derecha defenderá en el debate. 1) Propiedad de los fondos, 2) que los recursos ahorrados sean heredables, y 3) que los trabajadores puedan elegir entre un sistema privado o público para la gestión de sus recursos.

  • Esos tres elementos tienen un impacto directo en lo siguiente: primero, la cotización obligatoria de 10% que pagan los trabajadores y que hoy administran las AFP. Se le conoce como “pilar contributivo”, aunque el Gobierno habla ahora de “pilar individual”. Y segundo, la nueva cotización obligatoria de 6%, esta vez financiada por los empleadores, que el Ejecutivo denomina como “pilar de seguridad social“.
    • En otros dos pilares (el “solidario” o Base Universal Garantizada, donde está la Pensión Garantizada Universal -PGU-, y el “voluntario”) las diferencias son menores.
  • El Ejecutivo tiene como diseño que el 10% de cotización obligatoria sea manejado por “gestores de inversión”, que sería una nueva entidad donde podrían entrar las actuales AFP y un administrador estatal. La ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, dijo el lunes que la con la reforma quieren hacerse “cargo de los abusos de la actual industria de la AFP. Esto va a implicar terminar con el modelo de las AFP y construir un nuevo modelo”.
  • Sobre el nuevo 6%, la idea del Gobierno es destinarlo a un nuevo fondo de ahorro colectivo: actuales trabajadores permitirían financiar un aumento en los montos percibidos por actuales pensionados (solidaridad intergeneracional), mientras que en el futuro habría un traspaso de ahorros desde quienes perciben más ingresos como trabajadores hacia quienes perciben menos (solidaridad intrageneracional).
  • “El Gobierno insiste con sistema de reparto con el 6%, eso es un error enorme. Los sistemas internacionales nos muestran el fracaso de ese sistema a través de cuentas nocionales, tanto así que es inviable en el largo plazo”, critica Sauerbaum. “Si sabemos que no va a funcionar”.
  • “Tenemos dudas con el destino del 6% de cotización adicional, y de que la tasa de reemplazo hay que recalcularla. Así lo han manifestado varios expertos”, complementa el diputado Oyarzo. A su juicio, además, habría reticencia a que los recursos previsionales los recaude el Instituto de Previsión Social (IPS). También recuerda que el PDG presentó un proyecto de autopréstamo de los fondos previsionales, pero critica que la presidenta de la Comisión de Constitución, Karol Cariola (PS), no lo ha puesto en tabla.

Contrapropuesta. Luego del macizo triunfo del Rechazo y a la luz de las encuestas de opinión pública que indican que la mayoría de los chilenos prefiere conservar sus fondos en cuentas individuales, desde Chile Vamos evalúan acordar una propuesta que ataca los puntos más sensibles de las ideas anticipadas por el Ejecutivo.

  • “En este proyecto la ciudadanía está con nuestra posición”, reflexiona Sauerbaum: “La gran mayoría quiere la propiedad de los fondos. Para nosotros será fácil sostener esa posición, y para el Gobierno difícil la suya”.