Después de tantos meses en que se dilataba la propuesta de una nueva reforma previsional, y posterior al haber sentido con fuerza lo dictaminado en la votación lapidaria de un rechazo total de la convección, entre otras materias a, a la expropiación de los ahorros previsionales, la reforma previsional que el gobierno, se empeña en instaurar y no ver la realidad y nuevamente arremete contra la mayoría de las personas sin importarle que la ciudadanía se manifestó rechazando aquello y lo dijeron en la última votación con mucha fuerza y claridad.

El 6% adicional que será de cargo del empleador, debe ir íntegramente a la cuenta individual de cada trabajador, y no a un ente público, porque eso significa inmediatamente la pérdida de la propiedad y herencia de parte del trabajador. Por otra parte, quien puede garantizar que esa entidad pública tendrá mejor rentabilidad que las actuales Administradoras es algo que se desconoce.

Lamentablemente en nuestro país muchas entidades públicas, han demostrado sus debilidades, su permisibilidad, en cuanto a transparencia, eficiencia, funcionamiento de operadores políticos del gobierno de turno, también se van a huelga y carecen de experiencia y que decir de la burocracia propia del estado, como para, manejar e invertir el dinero más grande del país que son, los ahorros previsionales de todos los trabajadores.

Que el gobierno de turno recaude y administre los impuestos que todos pagamos, es algo correcto, que se llama impuestos generales que con ello se financian las ayudas sociales entre otros, sin embargo, otra cosa muy distinta es hacerse cargo del 6% adicional que será de cargo del empleador, que es un impuesto al trabajo, y eso es un peligro latente y que hipotéticamente pudiese ser utilizado para otros fines distintos de mejorar las pensiones.

En anteriores proyectos de reforma previsional, se propuso una AFP Estatal que compitiera en iguales condiciones de las actuales administradoras, y que sea el afiliado quien decida donde mantener sus ahorros previsionales, lo rechazaron, lo importante es tener libertad de elegir administrador ya sea privado o público y principalmente nunca poner los huevos en una misma canasta, es cosa de ver que ocurrió con nuestros hermanos argentinos.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.co