Ya han pasado varios meses, en que se implementó la Pensión Garantizada Universal, conocida más como la PGU, y miles de personas de más de 65 años, que reunían los requisitos, simplemente aún no la están recibiendo, porque al parecer, lo que funciona bien hay que transformarlo en que funcione mal.

Dicho lo anterior, en el tema previsional, hay muchos flancos abiertos y uno de ellos es que aún no se está cumpliendo la Ley 21.419, que es el beneficio no contributivo, que será pagado mensualmente y será financiado con recursos del Estado. Sin embargo, se hace caso omiso de esto y la ley, que se encuentra plenamente en vigencia, no se toma en cuenta, ni menos se está implementando con el perjuicio de muchos mayores de 65 años, que esperan con ansias recibir lo establecido en el gobierno anterior.

La última encuesta plaza pública Cadem, indica que más del 78% de las personas quieren tener la libertad de elegir quien le administre sus ahorros previsionales, un 15% optó por una institución estatal como el IPS, y un 4% sólo por una AFP. Todos sabemos que es necesario hacer modificaciones, cambios, al sistema previsional vigente, como también quedó en evidencia que los ahorros previsionales, estaban disponibles y prueba de ello fueron los retiros del 10%.

Por otra parte, ya se envió el proyecto de una reforma previsional, que todos los gobiernos ofrecen en campaña, y cuando asumen nunca se concreta, porque la oposición de turno se encarga de rechazarla y ese cuento ya es muy conocido. Cabe señalar que la discusión del 6% adicional, que será de cargo del empleador, obviamente lo pagará el trabajador, porque es un impuesto al trabajo, si fuera directamente a la cuenta capitalización individual de cotización obligatoria (ccico), las pensiones aumentarían en un 60%.

Que ese el 6% adicional vaya a una cuenta nocional, que es una anotación o un registro virtual de cotizaciones que no existe, que es ficticia, porque va a depender de otros factores, a diferencia de la cuenta individual obligatoria del cotizante, que es del trabajador, mejor dicho, de su propiedad y que genera herencia, es algo que las personas valoran y lo manifestaron en la última votación.

Hay que escuchar a la ciudadanía, como diría un político de verdad, saber lo que significa la palabra Universal, que afecta o beneficia a todos los individuos y no solo a unos pocos, leer las encuestas donde las personas dan su opinión y preferencias y gobernar para todos y no para un grupo minoritario tratando de imponer lo que se desechó democráticamente en las urnas.

 

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com