Diversos estudios realizados de forma paralela en distintas partes del mundo han detectado los primeros casos de infección del coronavirus por parte de perros y gatos. La variante británica sería la responsable de esta nueva tendencia.

En Estados Unidos, la Universidad de Texas ha informado de un perro y un gato, del mismo domicilio, infectados. A las mascotas se las examinó después de que su dueño diera positivo en coronavirus. “Ninguno de los animales mostró ningún signo evidente de enfermedad en el momento de sus pruebas positivas”, han comentado los responsables del estudio.

Por otra parte, el Instituto en Sanidad Animal de Piamonte, en Italia, comentó la semana pasada que se había detectado a un gato infectado después que su cuidador diera positivo. En este caso, la mascota sí presentó dificultades respiratorias diez días después de que los dueños dieran positivo.

Finalmente, un estudio publicado en Biorxiv señala que se han detectado casos en un hospital veterinario del Reino Unido. Las mascotas, según los responsables de esta investigación, presentaban afecciones cardíacas, pero ningún problema respiratorio.

Los síntomas en los casos de todo el mundo son distintos, pero los estudios coinciden en que las mascotas no están exentas del coronavirus. Es por eso que los expertos recomienda prudencia, tanto para proteger a las mascotas como su implicación en el posible aumento de riesgo de contagio en los humanos.

/gap