El actual invierno meteorológico está entre los más lluviosos de la última década, y particularmente agosto, que se ha transformado en el “agosto” más lluvioso de los últimos cinco años en Santiago y buena parte de la zona central.

En medio de este auspicioso escenario, muchos se pregunta si para el próximo 18 de septiembre podría llover.

Y en ese escenario, la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) recientemente emitió su proyección climática para la segunda mitad de agosto, septiembre y octubre. A pesar de que aún queda un mes para el próximo 18 de septiembre, el documento entrega las primeras luces de cómo estará el clima durante ese fin de semana, el que será de cuatro días (16, 17, 18 y 19).

Establece que a pesar de las intensas precipitaciones registradas recientemente, lo que ha significado que algunas estaciones meteorológicas del país se encuentren con superávit (por ejemplo La Serena con 30%), existe una mayor probabilidad de registrar menos lluvias de lo normal durante este período.

Al igual que los últimos pronósticos estacionales, sigue dominando una condición “Bajo lo Normal” en el tramo entre el sur de la región de Coquimbo hasta la Región de los Lagos.

Dicho de otro modo, y aunque el pronóstico del tiempo solo se puede determinar con mayor precisión una semana antes, e idealmente cuatro días antes, la probabilidad que llueva en Santiago para el feriado es más bien baja.

Esto significa que, por ejemplo, en Santiago, lloverían menos de 39 mm que se registran para un septiembre normal; en Talca menos de 115 mm y en Concepción menos de 205 mm en el trimestre completo. Por supuesto, esto no quiere decir que no vaya a llover, sino que el total de lluvia acumulada durante estos meses, estará debajo de lo que climatológicamente se espera para un agosto-septiembre-octubre normal, señala el informe elaborado por los climatólogos Diego Campos y Fernanda Cabello.

Para las regiones del sur de Los Lagos, Aysén y parte de la región de Magallanes el pronóstico indica una mayor probabilidad de una condición “Normal a Sobre lo Normal”. Esto significaría que en Futaleufú y Balmaceda podría llover más de 447 mm y 91 mm en el trimestre, respectivamente, lo que incrementa la posibilidad que en estas zonas llueva para el feriado.

La sequía todavía no termina

Las importantes lluvias y nevadas registradas en julio dejaron un ambiente de optimismo con respecto a los acumulados de precipitación anuales. De hecho, gran parte del país se encuentra dentro del rango normal, indica el documento elaborado por la DMC.

Sin embargo, esto está lejos de significar el fin de la sequía; especialmente una sequía tan intensa y prolongada como la denominada megasequía de los últimos años. El índice estandarizado de precipitación, que sirve para medir la intensidad de la sequía, muestra justamente lo anterior.

La señal de sequía aparece incluso a tres meses, es decir, en el trimestre mayo-junio-julio. A seis meses aparecen señales de sequía extrema en la zona central y moderada en Magallanes. A 24 o más meses el resultado es dramático. La señal de la sequía es extrema en gran parte del país.

Valores alcanzan los 400 mm

Las precipitaciones llegaron y en abundancia, durante el mes de julio a Chile centro y sur. El paso sucesivo de sistemas de bajas presiones, asociados a frentes fríos, provocó que la primera mitad del mes de julio fuese una de la más lluviosa de lo que va del año, establece el documento.

Entre la Región del Biobío y la Región de Los Lagos se acumularon los mayores montos de precipitación en el mes, añade, con valores que superan los 300 o incluso los 400 mm en sectores precordilleranos. En este tramo del país, fueron casi 20 días del mes los que presentaron precipitaciones, superando hasta en siete días (para el caso de Concepción) a lo normal.

En la zona centro norte también se sintieron fuertes precipitaciones. En La Serena, cayeron 80 mm durante el mes de julio, superando largamente los 17 mm climatológicos. Esto se traduce en una anomalía porcentual superior al 100%. Justamente, las mayores anomalías porcentuales de precipitación están en la zona centro-norte, entre La Serena y Valparaíso, a pesar de que los montos son menores y la cantidad de días con lluvia también es menor.

Esto se debe a que la norma climatológica del mes de julio para la zona sur corresponde a valores mucho más altos que para la zona central. Por ejemplo, en Concepción, lo habitual es que en julio lluevan alrededor de 170 mm, entonces los 221 mm que cayeron este julio de 2022 solo representan una anomalía porcentual cercana al 30%. La excepción a este superávit de lluvias estuvo en Punta Arenas, Isla de Pascua y ligeramente en Curicó.

Incluso el Desierto de Atacama

Durante el mes de julio, señalan los climatólogos, fuimos testigos de intensas precipitaciones desde el centro-norte hasta el sur del país debido al paso de varios sistemas frontales asociados a una baja isoterma 0°C, permitiendo que nevara en sectores precordilleranos y valles. Uno de estos eventos alcanzó hasta el desierto de Atacama, dejándolo en algunas zonas con nieve.

También se tuvo registros de nieve en zonas fuertemente afectadas por la megaseguía, como por ejemplo el valle precordillerano de Coquimbo. Los datos del Observatorio Andino, perteneciente al Centro del Clima y la Resiliencia (CR2) e IANIGLA-Mendoza, muestran los valores de cobertura nival a la fecha. Esta cobertura corresponde a la superficie cubierta de nieve respecto al área total de la cuenca registrada vía satélite.

Para el Río Elqui, el peak de cobertura fue registrado el día 20 de julio, logrando un 76,6% de cobertura nival en la cuenca, superando al año pasado que contaba solo con un 9,4% en la misma fecha. El máximo de cobertura registrado durante el año 2021 ocurrió el 24 de junio pero fue un 20% más bajo que el máximo registrado este año.

En cuanto al Río Copiapó, durante el día con mayor cobertura nival, se registró alrededor de un 65%, lo que en comparación al año pasado significó un aumento de 40%. Además, tanto en la cuenca del Copiapó como en Elqui, se observa que el máximo registrado este año supera los valores climatológicos y se presenta un mes después que el máximo registrado en 2021.

/psg