La ex ministra de Justicia, Marcela Ríos, sorteó holgadamente la acusación constitucional en su contra y con esto el Gobierno logró una victoria en la dura crisis suscitada por la entrega de 13 indultos a doce condenados por ilícitos en el marco del estallido social y al ex frentista Jorge Mateluna.

En concreto, esta tarde la sala de la Cámara de Diputados rechazó el libelo acusatorio impulsado por Chile Vamos que culpaba a la ministra de ser la responsable de las irregularidades que existirían en estos decretos, al haberlos firmado; y por la entrega de beneficios carcelarios a reos de la macrozona sur. Este resultado se dio con 49 votos a favor, 82 en contra y 3 abstenciones, además de 7 pareos.

Los votos a favor fueron exclusivamente de los partidos de Chile Vamos, ex PDG y Partido Social Cristiano, aunque con varias ausencias y una abstención del diputado Joaquín Lavín (UDI). En tanto, el oficialismo apoyó en masa a la ex titular de Justicia, a lo que se sumó la DC, parte del PDG, independientes y el Partido Republicano.

El desenlace ya había empezado a delinearse más temprano esta semana, cuando el Partido Republicano manifestó serias dudas sobre los fundamentos del libelo y anunciaron su voto en contra, a lo que luego se sumaron diputados DC y algunos PDG.

Ante esta situación, los parlamentarios de Chile Vamos pidieron al Partido Republicano “rectificar” su decisión y más al mediodía de este miércoles ya sabían que no tenían los votos suficientes para hacer avanzar el libelo.

Varios de ellos argumentaron que la actitud de los republicanos respondía a una “venganza” y a que “se taimaron” porque un par de diputados de centroderecha no respaldaron la acusación que los mismos republicanos impulsaron, la semana pasada, contra el ministro Giorgio Jackson.

“Dele facilidades al Partido Republicano para ir a saludar a la ministra”, dijo el diputado Sergio Bobadilla (UDI) tras el ingreso a la sala de Ríos.

Con todo ese escenario, la sesión fue más breve que en otras ocasiones, dado que en una muestra de confianza, la defensa de la ex ministra, encabezada por el ex senador José Antonio Viera-Gallo, no aludió a la cuestión previa, lo que condujo directamente al debate del fondo, que duró en total casi 4 horas.

Si bien con esto se cierra el flanco abierto para el Gobierno en relación a la ministra, todavía están pendientes las resoluciones del Tribunal Constitucional y de Contraloría, tras las solicitudes de parlamentarios de la oposición a estos órganos para que se pronuncien sobre la constitucionalidad y legalidad de los decretos.

El tema, además, fue abordado esta tarde otra vez por el Presidente Gabriel Boric, quien declinó responder si tenía todos los antecedentes al decidir indultar al condenado Luis Castillo.

/psg