Este miércoles, la presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), debería zanjar, según sus cercanos, el diseño definitivo del acto en que este viernes anunciará formalmente su decisión de convertirse en candidata presidencial.

“Vamos hacer un anuncio respecto del tema electoral el día viernes, una vez concluida la cuenta pública, que es la responsabilidad que me corresponde como presidenta del Senado”, confirmó ella misma este lunes, luego de que en su propio partido y en el resto de la centroizquierda aumentara la presión para que se defina tras los resultados de la primaria legal que este domingo dieron por ganadores a Gabriel Boric (CS) y Sebastián Sichel (independiente).

Y si bien aún no están claros los detalles del hito, y será ella quién tenga la última palabra, en su círculo aseguran que ya se barajan ciertos criterios y énfasis para el diseño del esperado lanzamiento de la senadora.

Una de las ideas que están sobre la mesa, confirman las mismas fuentes, es que el acto sea fuera de Santiago, como una forma de poner énfasis en una de las banderas que ha defendido siempre la legisladora: la descentralización.

De hecho, en las últimas horas la líder de la Cámara Alta ha recibido distintas invitaciones para realizar el acto en ciudades como Arica, Iquique, Ñuble y Biobío y no se descarta que pueda ser en su tierra natal y que, además, representa: la Región de Atacama.

“Yo soy de regiones y habitualmente cuando termino mi jornada laboral estoy en regiones”, dijo la propia Provoste al referirse al lugar del acto. “Estaré en regiones”, afirmó.

Más allá del lugar, en el entorno de la senadora y también en la decé aseguran que su equipo está trabajando en una puesta en escena “ciudadana” y lo más alejada posible de la “marca DC”, pero también de los partidos políticos en general.

Entre sus cercanos saben que su militancia será una de sus grandes debilidades una vez que asuma el desafío presidencial y, por tanto, el hito fundacional de su campaña debiera desmarcarse -en lo posible- de esa impronta.

Así, según quienes han tenido conversaciones sobre su puesta en escena, aseguran que lo ideal es que ese día la legisladora esté rodeada de líderes sociales y gremiales y no de dirigentes políticos tradicionales. Además, se espera una presencia importante de mujeres.

En el marco de su lanzamiento, la senadora también sostendrá algunas citas con sus correligionarios y otras fuerzas políticas. La bancada de la Democracia Cristiana -a través del subjefe de bancada, Gabriel Silber- la invitó a sostener un almuerzo de camaradería. Además, desde la DC aseguran que tras ese encuentro, la parlamentaria podría tener un “gesto” con la bancada del PPD.

En paralelo a los preparativos, en tanto, en la Democracia Cristiana y el Centro Democracia y Comunidad ya preparan una especie de “manifiesto programático” en base al trabajo que ya venía realizando la vicepresidenta Cecilia Valdés a petición de la timonel de la falange, Carmen Frei.

Además de su definición presidencial, el viernes Provoste tendrá que definirse también sobre otro punto fundamental para el futuro de la centroizquierda: el mecanismo para lograr una candidatura única entre la senadora decé y la otra abanderada del sector, Paula Narváez (PS, PPD, Nuevo Trato y PL).

Si bien inicialmente el círculo de Provoste se había mostrado resistente a realizar una primaria entre ambas, tras el triunfo de la dupla Boric-Sichel, admiten en su entorno, están conscientes de que ya no hay margen para negarse a una consulta.

De hecho, los presidentes de partidos de la Unidad Constituyente se pusieron esta semana como plazo máximo para zanjar una fórmula participativa -que probablemente será virtual- para resolver el asunto antes del próximo 23 de agosto, cuando se inscriben las candidaturas.

Pero cercanos a la senadora aseguran que ni si quiera está definido aún que el viernes fije una postura al respecto. “Es un tema que tienen que definir los partidos”, ha dicho.

Por ahora, Provoste está enfocada en el discurso con que este jueves dará cuenta de su gestión al Parlamento.

Según quienes han conocido de los borradores, la parlamentaria busca entregar un mensaje republicano, que dé cuenta tanto cuantitativa como cualitativamente del cumplimiento de los compromisos que adoptó al asumir en la testera.

Asimismo, el foco estará puesto en el rol que ha tenido la Cámara Alta en el marco de la pandemia y, sobre todo, en las ayudas conseguidas en el marco de lo que se denominó el acuerdo de “mínimos comunes”, debate que terminó catapultándola a la carrera por La Moneda.

/psg