Una de las grandes preocupaciones de la ciudadanía en 2022 tuvo que ver con las constantes -e históricas- alzas los precios de los combustibles, rompiendo semana a semana nuevos récords, lo que afectó duramente el bolsillo de familias y de pequeñas y medianas empresas y llevó al Gobierno a inyectar millonarios recursos al Mecanismo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Mepco) para intentar suavizar el impacto.

Factores externos como el inédito precio del dólar a nivel local y la frenética escalada del valor internacional del petróleo hicieron que las bencinas estuvieran meses registrando constantes alzas, conduciendo, por ejemplo, a la bencina de 93 octanos a anotar un precio promedio superior a los $1.300 por litro. Algo jamás visto en Chile.

Sin embargo, el año ha terminado dando un respiro, pues los fundamentos detrás del alza de los combustibles se han moderado, traduciéndose en ya cinco semanas consecutivas de bajas en los precios de las bencinas y el diésel. Así, el panorama de cara al próximo año es optimista considerando un 2022 para el olvido.

De hecho, el Ejecutivo prevé un positivo inicio de año al respecto, pues visualiza que las bencinas se mantendrán a la baja por lo menos hasta febrero. Aunque, en todo caso, expertos plantean una postura más reticente y proyectan que esta disminución se podría ver hasta enero.

Además, según Esteban Viani, economista y académico de la U. Autónoma, si bien los combustibles han ido a la baja en las últimas semanas, “los consumidores no hemos visto bajas tan significativas porque se están reponiendo los fondos del mecanismo de estabilización de fondos”.

Aunque, agregó, “esta semana la recuperación fue bastante menos – casi nula – por lo tanto, la baja se traspasó casi directamente a los consumidores y estamos viendo caídas que son más significativas y un poco más importantes que las anteriores”.

Por otro lado, sobre el precio del dólar, Viani dijo que “el dólar no está débil, pero sí se está debilitando. Es decir, que el precio va bajando”.

“Esto haría presumir a los agentes económicos que la Reserva Federal no va a tomar medidas tan en contra del dólar, eso por el lado de Estados Unidos. Por el lado chileno, estamos viendo los datos inflacionarios y de recesión económica harían presumir que el Banco Central no bajaría las tasas de interés sino hasta el segunda trimestre del próximo año. Entonces el dólar no tiene presiones al alza, de hecho todo lo contrario y como el combustible se transa en dólares, lo que tenemos es que el precio de los combustibles también va a bajar”, agregó.

Juan Ortiz, economista senior del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales espera que las bajas se mantengan las próximas semanas. En torno a cinco y cuatro semanas para las gasolinas y el diésel, respectivamente.

“Esto se debe al Mepco acumulado el cual para la semana del 29 de diciembre al 3 de enero se ubica sobre $100 el litro para las gasolinas y $80 por litro en el caso del diesel. Por fundamentales se observa una recuperación marginal del precio del petróleo Brent, mientras la tendencia del tipo de cambio es hacía una apreciación de la moneda”, argumentó.

Ortiz señaló que durante el 2022 el precio promedio del petróleo Brent se ubicó cerca de los US$ 99 el barril. Mientras que para 2023 se espera que “el precio promedio sea menor, en un rango entre US$90 y US$80 el barril”.

Además, sostuvo que el tipo de cambio se proyecta con niveles levemente más bajo de los $900 por dólar.

“Por su parte, la tendencia del tipo de cambio también es a la baja, en medio de un escenario de menor incertidumbre respecto a la registrada en 2022. En todo caso es posible que el tipo de cambio promedio 2023 alcance niveles similares a lo observado en 2022 de $872 por dólar”.

A esto se suma “los menores costos de transporte asociado a la recuperación de la cadena logística a nivel internacional”, dijo el economista.

En cuanto al precio promedio de la gasolina 93 en 2023 al consumidor, Ortíz proyecto que se ubicará en un rango entre $1100 y $1200.

Por su parte, Luis González, coordinador económico de cambio climático, energía y medio ambiente de Clapes UC sostuvo que “al menos hasta la segunda semana de enero podría haber disminuciones en gasolinas”.

Para 2023, “las expectativas empezando el año marcan que el precio internacional de petróleo estará en torno a US$80 con menores presiones de demanda. Si se consolida la apreciación del peso al dólar serían buenas noticias y precios a la baja”, cerró el académico.

/psg