El aterrizaje en La Moneda no fue fácil. La expresidenta del Colegio Médico, Izkia Siches (36) había tenido un rol preponderante en la segunda vuelta que concretó el triunfo de Gabriel Boric y lo transformó en el Presidente con mayor votación y el más joven de la historia de Chile. Dejó en noviembre de 2021 su cargo gremial para asumir como jefa de campaña del hoy Mandatario; fue clave en el despliegue territorial -se le reconoció esa gestión-, y el 11 de marzo arribó a La Moneda como la primera ministra del Interior del país.

En contraste, el andar en el gobierno se puso rápidamente cuesta arriba. Los desaciertos se empezaron a sumar, fragilizando la permanencia de Siches en el cargo.

1.- Frustrada visita a Temucuicui

La Araucanía fue el escenario de las primeras polémicas en la que se vio envuelta, a solo días de asumir en el cargo. El 15 de marzo se frustró la visita que esperaba concretar a la comunidad mapuche de Temucuicui, en Ercilla, buscando reunirse con Marcelo Castrillanca, padre de Camila Catrillanca, muerto en un operativo policial en 2018.

Un vehículo quemado en medio del camino, barricadas y disparos obligaron a la comitiva a retirarse. La entonces ministra del Interior debió ser trasladada al cuartel Pailahueque.

Las críticas arreciaron. Incluso desde el propio oficialismo hubo cuestionamientos por no “prever” el escenario y por falta de prolijidad en el diseño del despliegue.

2.- Controversia por declaración sobre “presos políticos”

No fue el único costo que dejó la gira a La Araucanía. Tras el malogrado ingreso a Temucuicui, en un punto de prensa posterior -escoltada por la comitiva- Siches aseguró que “aquellas personas que creen que la vía violenta nos va a permitir avanzar, incluyendo demandas hacia presos políticos mapuches, están muy equivocadas”.

La alusión a la existencia de “presos políticos mapuches” generó un revuelo y una serie de contradictorias declaraciones desde el propio gobierno.

“Respecto al sistema judicial ese calificativo no aplica, pero desde el punto de vista político tenemos un problema que es mucho más complejo”, afirmó la vocera Camila Vallejo, mientras el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, aseguraba que “están condenados por un delito que está tipificado en el Código Penal; desde esa perspectiva no son presos políticos”.

3.- Wallmapu: polémica alusión

El mismo mes -en marzo- en el marco del “Encuentro Icare: Agenda Política 2022″, Siches abordó la contingencia del país, incluyendo la problemática en la zona sur. Ahí comentó: “La línea que nos ha dado el Presidente es que, en vez de intentar sortear, es un gobierno que intenta enfrentar los problemas (…) Eso requiere no poner el grito en el cielo cuando uno habla de Wallmapu. Es parte de la cosmovisión de las personas que habitan un territorio y que sienten que han sido históricamente postergadas, nadie está diciendo que el territorio se va a expropiar de forma completa”.

El empleo del término Wallmapu provocó una serie de cuestionamientos desde la oposición, pero terminó de enredar definitivamente a La Moneda cuando los reclamos cruzaron la frontera.

Desde Argentina, algunas autoridades y exfuncionarios reclamaron que el Wallmapu no solo abarcaba la hoy denominada Macrozona Sur en Chile, sino también las provincias transandinas de Río Negro, Neuquén, Chubut, Mendoza, La Pampa, y una parte de Córdoba y Buenos Aires.

A días de que el Presidente Boric se aprontaba a emprender su primera gira internacional, justamente a Argentina, el 31 de marzo la entonces jefa de gabinete se disculpó por el uso de concepto. “Si he producido malestar a nivel nacional o trasandino pido todas las excusas correspondientes”, dijo.

El tema de todos modos se haría presente en el periplo del Mandatario al exterior. Tras un encuentro con Boric, su homólogo argentino, Alberto Fernández, afirmó que ese tema “quedó absolutamente aclarado. Inmediatamente el gobierno chileno y el Presidente, particularmente, se ocupó de explicarme el alcance de esas palabras que, para nosotros, no generaron absolutamente ninguna inquietud”.

4.- “Es rubio y tiene un apellido…”

Ese marzo continuaría con tropiezos. En el encuentro Icare, Siches también efectuó una crítica al sistema judicial. Una de las frases que empleó, y generaría repercusiones y coletazos fue la siguiente: “Si yo pillo a una persona al lado de un evento, de un crimen y es en Las Condes, es rubio y tiene un apellido, no pasa nada”.

La alcaldesa de la aludida comuna, Daniela Peñaloza, acusó a Siches de hacer “caricaturas odiosas”, mientras que la vocera de la Corte Suprema, Ángela Vivanco, respondió que no compartían que “el Poder Judicial opere con estos criterios racistas, clasistas u otras cosas por el estilo. Nosotros hemos hecho un esfuerzo continuo por hacer las cosas justamente en el sentido contrario”.

5.- “La chambonada” y el avión

Uno de los mayores errores de la entonces titular de Interior ocurriría los primeros días de abril, en la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados.

Ante la instancia, en una intervención que fue registrada, aseguró que durante la administración del expresidente Sebastián Piñera un avión con migrantes expulsados retornó a Chile con todos los pasajeros.

“Realmente es algo gravísimo. La cantidad de recursos que implica trasladar un avión lleno de personas y retornarlo entero. ¿Dónde están esas personas que tienen indicación judicial de expulsión? Por lo mismo, cuando hagamos nuestras expulsiones que sean necesarias, tenemos que garantizar que no nos pase lo mismo, porque es una chambonada, a nivel nacional, que es realmente impresentable”, afirmó ante los parlamentarios la entonces secretaria de Estado, quien además “felicitó” irónicamente a la administración que los antecedió por tener “la capacidad de tapar esto con tierra, no sé cómo”.

Ante la arremetida de exautoridades de Piñera desmintiendo categóricamente la información, la madrugada de ese 7 de abril Siches salió a pedir disculpas, admitiendo que emitió “información incorrecta”.

El propio Presidente intervendría. Siches se reunió horas después en La Moneda con el Mandatario. En la cita hubo una fuerte reprimenda. En el gobierno se generaron también roces internos, como esquirlas del caso.

Al abordar la polémica generada por Siches, la vocera Vallejo aseguró entonces que “evidentemente ha cometido errores, lo hemos dicho públicamente, ella lo ha asumido públicamente, se ha hecho cargo de esos errores y eso también implica reforzamientos de equipos, cuidarnos más en las exposiciones, ha sido parte de la conversación. Pero ella juega un rol fundamental y nosotros, como equipo, como gabinete completo con el Presidente, entendemos la importancia de su rol”.

La declaración respecto a un supuesto “reforzamiento de los equipos2 de Interior llegó como un golpe para esa cartera.

6.- Cambios en el equipo y sismo (y errores) en el área jurídica

Tras semanas de dimes y diretes respecto una supuesta modificación en la secretaría de Estado, en mayo desembarcó como nueva jefa de gabinete de Siches Ana Lya Uriarte.

La abogada, exministra y también otrora jefa de gabinete de la expresidenta Michelle Bachelet, fue la pieza final de un proceso de nuevos fichajes en la cartera, tras la complicada instalación de la ministra.

El cambió incluyó también la partida de Roberto Estay, quien se desempeñaba hasta ese momento como jefe de gabinete. Aunque inicialmente dejó La Moneda, en junio volvería, esta vez al ministerio de Desarrollo Social, a cargo del programa Elige Vivir Sano.

Otras modificaciones internas se dieron en el equipo jurídico del ministerio, que fue descabezado en julio tras errores en el caso Huracán.

Ese mes, y luego de que el gobierno quedara fuera como querellante del emblemático caso Huracán por negarse a corregir vicios formales en su acusación, Siches resolvió remover a la entonces jefa de la División Jurídica de su cartera, Camila Barros. En su reemplazo asumió la penalista Luppy Aguirre.

En junio se había confirmado el despido de un abogado de la cartera que no asistió a una audiencia clave por el asesinato del sargento de Carabineros Francisco Benavides, ocurrido el 24 de mayo de 2021. “Es un error inexcusable”, dijo el subsecretario Monsalve al confirmar la desvinculación.

7.- “Se pegaron en la cabeza”

Una de las últimas grandes polémicas que protagonizó como ministra fue el pasado 29 de julio. Cuando se discutía en la Cámara de Diputados una nueva prórroga del Estado de Emergencia en la Macrozona Sur, y en medio de cuestionamientos de la oposición al gobierno, Siches tomó la palabra.

“Me he reunido con los parlamentarios de La Araucanía, espero poder reunirme con los parlamentarios de la oposición para que, más allá de las frases grandilocuentes para la prensa, nos hagamos cargo de lo que realmente le importa a las personas, que es avanzar en las soluciones. Y quiero señalar muy claramente que parte de eso es reconocer, sobre todo por aquellos parlamentarios que hoy son de oposición, que los problemas no partieron el 11 de marzo, ni para la delincuencia, ni para la migración y mucho menos para La Araucanía”, comenzó diciendo la jefa de gabinete. Fue ahí que agregó: “en los últimos cuatro años, y esto lo quiero recalcar, porque parece que a algunos se les olvidó, se pegaron en la cabeza o realmente pareciera que todo partió desde cero, pero hubo cuatro años desde donde de 400 eventos de violencia llegamos a 1.700. Entonces claramente no nos fue muy bien”.

La declaración asegurando que los parlamentarios se habían “pegado en la cabeza” generó una batahola en el hemiciclo. En una airada intervención, el jefe de bancada de la UDI, Jorge Alessandri, le exigió a Siches retractarse o, en caso contrario, amenazaba con dar libertad de acción a sus diputados para votar el estado de excepción. La entonces ministra tomó el guante y se retractó.

“Diputado, el sentido de mis palabras era en torno a la amnesia del inicio de los problemas… Usted me pidió… Si usted solicita que me retracte de esa palabra lo hago, no tengo ningún problema”, respondió Siches entre gritos de parlamentarios.

Ese mismo mes la entonces ministra había logrado sortear con éxito una acusación constitucional en su contra, que se cayó en la Cámara Baja luego de que los diputados acogieran la denominada cuestión previa.

8.- Cuestionada alusión a Carabineros como una “entidad autónoma”

La última ocasión en la que la ahora exjefa de gabinete tuvo que salir a aclarar sus declaraciones fue a mediados de agosto, cuando dijo que Carabineros era “una entidad autónoma”.

Llovieron los cuestionamientos. Incluso algunos exministros del Interior calificaron la declaración como “preocupante”. Aunque Siches dijo que había habido “un “error de interpretación” de sus dichos, el Presidente Boric tuvo que intervenir públicamente.

“No me cabe ninguna duda que, en el marco de la presión y exposición permanente que existe, cometió una equivocación que no trato de justificar, pero no creo que ella crea que efectivamente es autónoma (la institución) (…) ¿Errores de esos hay? Sí. ¿Son indeseables? Sí. ¿Tiene que corregirlos? También”, fue la respuesta del Mandatario.

/psg