Este miércoles se dio a conocer la última edición de la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), la cual dedicó un capítulo al análisis de la percepción ciudadana respecto de las protestas, destacando una caída en el respaldo a las manifestaciones ocurridas en el estallido social y un aumento en el rechazo hacia acciones violentas.

Respecto a las protestas del 18-O, un 39% de los consultados señaló que las apoyó, lo que representa una caída de 16 puntos porcentuales respecto a la medición realizada en diciembre de 2019, a solo semanas del inicio de la crisis social. En tanto, quienes inicialmente las apoyaron y luego las rechazaron, pasaron de un 7% a un 3%.

En tanto, un 15% declaró que no las apoyó ni las rechazó, cifra que se mantuvo igual a lo señalado hace un año y medio, y un 14% declaró que al principio apoyó las marchas y después cambió de opinión, cuatro puntos más que en 2019. En tanto, quienes señalaron que las rechazaron completamente, aumentaron de 11 a 26%.

Respecto a si justifica o no la participación en una manifestación, un 46% indicó que lo haría “siempre o casi siempre”, versus un 37% que dijo que “nunca o casi nunca”. Mientras, sobre la evasión del transporte público, un 63% justifica que “nunca o casi nunca”, versus un 23% que respondió “siempre o casi siempre”.

En cuanto a formas de protestas más violentas, como participar de barricadas o destrozos, la justificación cae a un 4%, versus un 88% que declara que no las justificaría nunca o casi nunca. Y sobre los saqueos, un 93% nunca lo justificaría, versus un 2% que “siempre o casi siempre”.

Provocar incendios en los edificios o locales comerciales también tiene muy alta proporción que no la justificaría nunca o casi nunca con un 94% y solo un 1% que siempre o casi siempre, cifras que comparadas con el estudio de 2019 evidenciaron un aumento estadísticamente relevante.

El sondeo también realizó una pregunta relacionada a si “nunca o casi nunca” justificaría la participación en una marcha como forma de protesta, aumentando la proporción de quienes no justificarían nunca de 29 a 37%. Asimismo, sobre la evasión del transporte público pasó de 58% a 63%.

Sobre participar de barricadas o destrozos, aumentó de un 80 a un 88%, y ser parte de saqueos de un 90 a 93%. Mirando con qué frecuencia justificaría las acciones para controlar la violencia en las manifestaciones, vemos que un 60% no justificaría nunca que Carabineros use gases lacrimógenos, versus un 16% que dijo siempre.

Finalmente, en comparación a diciembre de 2019, disminuye la proporción de personas que no justificarían nunca o casi nunca las acciones de carabineros para controlar la violencia en las manifestaciones. El uso de lacrimógenas pasó de un 70 a 60% y que se use la fuerza ante manifestante violento de un 57 a un 50%.

/psg