El ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, habló esta mañana sobre el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) universal anunciado anoche por el Presidente Sebastián Piñera, que es parte del paquete de medidas propuesto por el Gobierno en el marco del diálogo para concretar una agenda de “mínimos comunes” con Chile Vamos y la oposición.

Este IFE ampliado llegaría al 100% del Registro Social de Hogares (RSH), actualmente integrado por casi siete millones de hogares y 14,8 millones de personas, y sería pagado en los meses de junio, julio y agosto. Con esto, según señaló el Mandatario, solo quedarían fuera del beneficio los hogares que formen parte del 10% de mayores ingresos del país.

En cuanto al monto, sería equivalente a la línea de la pobreza, es decir, un hogar unipersonal recibiría al mes un aporte de $177 mil -actualmente el IFE es de $100 mil-, a un hogar de cuatro personas se le pagaría $467 mil y a uno de diez casi $900 mil. Así, la propuesta tendría un costo fiscal mensual de $2.890 millones, y total de US$8.670 millones.

Consultado esta mañana en T13 Radio sobre el nivel de universalidad de la medida, Cerda precisó que “sí hay un borde, y la verdad que el único borde que tenemos que sean hogares que tengan ingresos per cápita líquidos de $800 mil. Entonces, si hay un hogar de cuatro personas y ese hogar tiene un ingreso líquido superior a $3,2 millones -lo que equivale a un ingreso bruto aproximado de $4 millones- está quedando fuera en este momento”.

“Son hogares que obviamente tienen ingresos bastante más altos, son el 10% superior de la población, y al estar en ese 10% seguramente no son los que han sido afectados por la pandemia y, por lo tanto, lo que estamos haciendo es efectivamente ir con ese borde”, añadió el jefe de la billetera fiscal.

De hecho, aseguró que “cuando uno mira tanto las propuestas de la oposición como de Chile Vamos, también tenían este tipo de consideraciones. Es algo que hemos recogido en ese sentido”.

Dicho esto, Cerda resaltó que el único requisito para acceder al beneficio es estar dentro del Registro Social de Hogares -considerando que el registro no permite el ingreso de hogares que estén dentro del 10% de mayores ingresos-, y que no se debe realizar ningún otro tipo de postulación.

“A las personas que hoy día están en el RSH que tengan la tranquilidad de que automáticamente se le van a hacer los trámites. Las personas que están afuera se les pide que si necesitan este tipo de ayuda del Estado puedan ingresar al RSH y hagan el trámite, mientras nosotros ojalá logremos despachar estos proyectos de ley lo antes posible desde el Congreso”, comentó.

“Y una vez que se ingresa (al Registro Social de Hogares) se le da todas las facilidades para que el pago sea automático”, agregó.

Tras ello, aseguró que este IFE universal es “un piso mínimo” para apoyar a las familias en medio de la pandemia, y aclaró que a una persona que esté actualmente trabajando no se le impide recibir el beneficio, “no se le va a descontar lo que gane de sus ingresos laborales. Lo que estamos tratando justamente es dar tranquilidad en los meses que vienen. Si eventualmente esa persona hubiera estado trabajando y perdiera su empleo, bueno va a tener este piso mínimo de $177 mil”.

Por último, indicó que si bien este aporte, según propone el Gobierno, se extendería hasta agosto, “en la medida que tengamos que extenderlo lo vamos a hacer”. Por lo tanto, recalcó que “tenemos que guardar algunas balas para eventualmente la última parte del año”.

“Por eso queremos darles tranquilidad a las personas. Nosotros hemos ido paulatinamente mejorando de forma muy significativa tanto la cobertura como los montos. Estamos llegando a una cobertura de 15 millones de personas y con montos que nos van a asegurar tranquilidad en términos de cobertura de línea de la pobreza, por lo menos hasta agosto”, cerró Cerda.

/psg