Entre los temas que trató Mario Desbordes en un recorrido puerta a puerta por Maipú estuvieron sus propuestas para una reforma integral al sistema de salud y una reforma de pensiones, además de comentar su relación con la derecha.

Al ser consultado sobre el impactó que provocó en la derecha su irrupción en la política, Desbordes contó que: “La mayoría me recibió bien, yo creo que la meritocracia está bien instalada en la gran mayoría de esa elite. A un sector no le gustó, de hecho hay dirigentes que abiertamente dicen ‘este tipo es picante o rasca’“.

“Hay un grupo en la elite hoy día, en la derecha más dura, donde conmigo se instaló una suerte de odio, porque yo soy el chivo expiatorio, yo soy el culpable de haber entregado la Constitución“, agregó.

El Chile que sueña

Finalmente, el candidato expresó que: “Yo sueño un país en donde la gente tenga igualdad de oportunidad, cancha pareja, etcétera. Pero en resumen, un país donde reconozcamos todo lo que se ha avanzado en estos 40, 50 años, pero también reconozcamos todo lo que falta. Porque tenemos dos extremos: Uno que dice que está todo malo, y el otro que dice que está todo bueno. Al medio estamos los demás chilenos que reconocemos que hay miles de cosas que faltan”.

“Todas las injusticias, todos los abusos del Estado, de los privados, todos los desequilibrios, son los que provocan finalmente estos estallidos“, concluyó.

/gap