Su salida del gabinete era un tema que venía rondando ya desde el mes de enero, pero se concretó recién este miércoles de manera sorpresiva. María José Zaldívar dejó su cargo como ministra del Trabajo y será reemplazada por el ex diputado de la UDI Patricio Melero. Su llegada en octubre del 2019 a la cartera para algunos fue un premio al trabajo que hasta ese momento había hecho como subsecretaria de Previsión Social desde 2018. Con sólo 44 años, la nueva ministra llegaba a renovar el gabinete y a reemplazar a Nicolás Monckeberg, junto a otras incorporaciones que se hicieron en plena crisis social.

Zaldívar, hija del fallecido senador Adolfo Zaldívar, había sido reconocida como una pieza clave en la tramitación de las iniciativas de la cartera laboral, destacando por su gran manejo y conocimiento en torno a la reforma de pensiones.

En enero de 2020 consiguió, junto con el Ministerio de Hacienda, lograr un acuerdo con la Cámara de Diputados y despachar la reforma al Senado, instancia en la que el proyecto se sigue debatiendo y donde Zaldívar lidera las negociaciones desde la vereda del Gobierno. Desde la llegada de la pandemia de covid-19 al país, en marzo de 2020, la ahora ministra también ha tenido un rol preponderante para concretar las ayudas de parte del Estado a las familias y trabajadores del país.

Con ella encabezando la cartera de Trabajo, el Congreso aprobó rápidamente proyectos como la ley que regula y protege a los teletrabajadores y la Ley de Protección del Empleo, entre otras iniciativas importantes, como el Subsidio Protege para costear salas cuna de madres y padres trabajadores, el postnatal de emergencia y subsidios para nuevas contrataciones.

También estuvo en la primera línea del Ejecutivo para impedir -sin éxito- que se concrete el primer retiro desde los fondos de pensiones, y respecto al segundo, si bien el Gobierno terminó empujando un proyecto de ley para aquello, Zaldívar siempre mostró una postura contraria, argumento principalmente el daño que estas iniciativas provocan en el sistema previsional, el mismo que se está intentando mejorar con la reforma que discute el Congreso. Y sobre la idea de concretar un tercer retiro, la ex titular de Trabajo ha mantenido la misma opinión.

Rumores de su salida

No obstante, en enero surgió el rumor de que la ministra busca dejar su puesto por razones personales, apuntando a un desgaste. Algo que ella misma salió a descartar en ese momento: “El Presidente, Sebastián Piñera, me ha encargado seguir encabezando el trabajo de la reforma de pensiones, y así lo haré, como ministra del Trabajo y Previsión Social”.

El tema complicaba al Ejecutivo, dado que en ese momento se esperaba además la inminente salida de Ignacio Briones de la cartera de Hacienda, quien sonaba como la principal opción de Evópoli para emprender una carrera presidencial. Tal y como finalmente sucedió.

Además, en ese entonces, el Gobierno, el oficialismo y la oposición se encontraban en medio de intensas negociaciones para zanjar un acuerdo por la reforma, antes de que terminara el mes de enero, no obstante, no se llegó a ningún consenso. Desde el bloque opositor señalaron que la renuncia de Briones afectó la llegada a un acuerdo que estuvo a punto de concretarse y que hasta ahora no ha visto la luz.

Ayer en la tarde volvieron los rumores de su salida, Zaldívar dejaba el gabinete esta vez de forma definitiva. Desde el oficialismo señalan que su salida tenía sentido y que incluso la ministra había estado ausente en los últimos meses, atribuyéndose aquello incluso a temas de salud.
/gap